Mindfulness / Photo by Elijah Hiett on Unsplash

Aunque todavía quedan muchas dudas, en parte debido a la calidad de algunos de los datos existentes y a la menor atención que se le da a algunos trastornos, un  estudio publicado en Clinical Psychology Review, encontró que las Intervenciones Basadas en Mindfulness (o MBI) son efectivas para la depresión, condiciones de dolor, tabaquismo y otras adicciones.

Los autores del estudio, liderados por Simon Goldberg, creen que sus resultados son una base empírica para las terapias basadas en mindfulness. Sus hallazgos muestran una efectividad similar a la de los tratamientos psicológicos y psiquiátricos de primera línea, con poca variación entre trastornos.

Las intervenciones basadas en mindfulness, tales como la de Reducción del Estrés basada en mindfulness (MBSR), Terapia cognitiva basada en mindfulness (MBCT) o Prevención de recaídas basada en mindfulness (MBRP), son parte de las llamadas terapias de tercera ola. Lo que las caracteriza es el enfoque en la practica de meditación mindfulness, con prácticas en el hogar y la guía de un tutor de mindfulness.

Entre las terapias de tercera ola, las basadas en mindfulness han sido muy investigadas en los últimos años, sin embargo todavía están en pañales, teniendo que enfrentar desafíos tales como dosis requeridas, fidelidad de implementación y cambios en la práctica para satisfacer las necesidades de diversos ambientes y poblaciones.

Pero, como suele suceder con los temas novedosos, su popularidad superó la evidencia que la apoya. Así entre sus críticas encontramos un metaanálisis que observa porcentajes sospechosamente optimistas sobre la efectividad del mindfulness, algunas investigaciones que no consideraban beneficios exagerados del mindfulness en sus resultados y una gran mayoría de casos donde no se publicaban los resultados negativos. Sumado a esto, notaron también una tendencia a publicar solo investigaciones con resultados positivos, utilización de muestras pequeñas y falta de medidas consistentes para estimar el éxito terapéutico.

Es por eso que el presente metaanálisis exhaustivo de las MBI, que además examina efectos en síntomas específicos de algunos trastornos psicológicos, revisó 171 estudios que incluían 12,005 participantes y fueron realizados entre los años 2000 y 2016.

Artículo recomendado:  Consumo de cúrcuma podría mejorar la memoria en personas mayores

El equipo de científicos encontró que todas las MBI eran superiores a los grupos que no recibieron tratamiento, que recibieron control activo no específico (por ejemplo, placebos) o control activo específico (por ejemplo, otras terapias psicológicas). Estos representaban los grupos control. Por otro lado, su efectividad era similar a los grupos que recibieron tratamiento mínimo y tratamiento basado en la evidencia. Sin embargo, la evidencia más consistente se encontró en el tratamiento de subgrupos de trastornos, en específico para la depresión, condiciones de dolor, fumadores y trastornos de adicción.

Limitaciones

El grupo de investigadores considera que la distribución desigual de trastornos y tipos de comparación fueron una limitación para ellos. Al ser un metaanálisis, debían trabajar con artículos ya publicados y muchas veces no era posible extraer conclusiones relacionadas a condiciones poco investigadas.

Todavía queda la pregunta sobre la duración de la terapia, ya que no existen suficientes datos. También sigue la interrogante de los individuos para los cuales es más beneficioso este enfoque: ¿hay características individuales que predicen la magnitud de los cambios en los pacientes tratados con MBI?

Basados en sus resultados, los autores recomiendan su uso para tratar depresión, adicciones y dolor. Además resaltan que esta clase de estudios construyen la estabilidad e integridad en el campo, y que las MBI prometen llegar a ser tratamientos basados en la evidencia.

Datos del estudio original: Goldberg, S. B., Tucker, R. P., Greene, P. A., Davidson, R. J., Wampold, B. E., Kearney, D. J., & Simpson, T. L. (2017). Mindfulness-based interventions for psychiatric disorders: A systematic review and meta-analysis. Clinical psychology review. DOI:10.1016/j.cpr.2017.10.011

Fuente: Mad in America

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.