En la actualidad, en Argentina existe un debate sobre si corresponde la enseñanza de educación sexual integral (ESI) en la institución educativa. Más allá de la legislación de Protección Integral de los derechos de las niñas, los niños y adolescentes (26.061), del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (26.150) y la ley de Educación Nacional (26.206); las cuales garantizan y obliga la incorporación de la ESI en las escuelas; se vive un desconocimiento sobre los temas que se plantean, de qué forma se realizan y los objetivos de las prácticas. Para adquirir conocimientos al respecto pueden ver el siguiente artículo.

Ampliando la información desde este paradigma se entiende a la sexualidad con una definición integral: “un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales” (OMS,2000).

Entonces, si es integral quiere decir que se desarrolla desde la infancia hasta la vejez y que es importante en cada etapa apuntalar conocimientos al respecto, principalmente en la edad escolar; para conocer qué situaciones debemos habilitar o cuales no, poder garantizar nuestro bienestar y conocer nuestros derechos.

Es muy importante poder deconstruir y criticar los modelos a los que fuimos expuestos, en donde nos explicaban lo que una niña o un niño deberían ser hacer

En mi opinión profesional y personal yo digo a la Educación Sexual Integral en la escuela. Desarrollar estos contenidos dan la oportunidad de empoderar a los niños, crear ciudadanos libres y conscientes de la diversidad y habilitar en el contexto escolar a vivir experiencias y juegos sin prejuicios.

Parte de la crítica a esta ley se basa en desconocimientos, prejuicios y censuras que acompañaron nuestro propio desarrollo. Es muy importante poder deconstruir y criticar los modelos a los que fuimos expuestos, en donde nos explicaban lo que una niña o un niño deberían ser / hacer y realizar un trabajo personal con respecto al desarrollo de la sexualidad y todo lo que esto implica. Este proceso es fundamental para poder realmente entender la ESI y poder aplicarla.

¿Pero qué les enseñaran en la escuela a estos niños en educación inicial?

Principalmente se apunta a enseñarles a ser libres. Pero esta ley viene acompañada de una propuesta pedagógica específica y fundamentada. A esta edad se plantea como ejes temáticos (Ministerio de Educación de la Nación, 2010):

  • Conocimiento y cuidado del cuerpo: los aspectos físicos y los socio – afectivos. Promoción de hábitos saludables y utilización correcta del vocabulario para nombrar todos los órganos.
  • Desarrollo de competencias y habilidades psicosociales: herramientas para resolver situaciones conflictivas de la vida social y enfrentar desafíos. Se habilitan las expresiones sobre sentimientos y emociones, posibilitando la formación de valores de convivencia en relación a los otros; aprendizajes relacionados con lo propio y lo ajeno, experiencias de cooperatividad que contribuyen al desarrollo de la confianza, la libertad y la seguridad para expresar ideas y opiniones.
  • Desarrollo de comportamientos de autoprotección: identificación de situaciones potenciales de riesgos y herramientas para defenderse de los mismos. Aprendizajes sobre en que adultos pueden acudir y confiar en caso de necesitar ayuda. Las actividades en este punto están orientadas a prevenir situaciones de abuso y poder decir NO frente a ellas. Se trabaja sobre los “secretos” en los que subyacen situaciones peligrosas, y que hacer cuando se sienten obligados a no hablar sobre algo que hayan vivido o que los pone incómodos.
  • Conocimiento y exploración del contexto: plantear el aprendizaje de la ESI con el conocimiento del ambiente. Aprender a través de la exploración mediante interacciones con objetos, personas y animales, sin prejuicios u obligaciones con respecto al sexo.

Puedes descargar el cuaderno completo con las pautas, objetivos y actividades.

Ahora me pregunto, ¿Por qué serían peligrosos estos aprendizajes? Me siento orgullosa de que en mi país esta ley exista. Garantizar como derecho estas enseñanzas contribuyen a crear ciudadanos más conscientes, libres y sin miedos a expresarse. A largo plazo, contribuiría a disminuir la cantidad de abusos en población infantil y a habilitar a los niños para contar sin temores si es que pasan por alguna situación riesgosa.

¿Y en la escuela primaria?

Aparece en esta instancia la necesidad de promover aprendizajes cognitivos, afectivos y de comportamiento ciudadano. Sin duda un punto central es brindar información científicamente válida acorde a las etapas del desarrollo y en conjunto con esto trabajar prejuicios y creencias erróneas sobre la sexualidad; las cuales suelen contribuir a discriminación, bullying, segregación, etc.

La educación emocional en la escuela es necesaria para infundir valores como la solidaridad, altruismo, compañerismo, responsabilidad y aceptación; en la práctica da como resultado un ambiente seguro para que todos los miembros del grupo puedan expresarse libremente.

A largo plazo, contribuiría a disminuir la cantidad de abusos en población infantil

Como vimos antes, estos contenidos están especificados en una currícula junto con los objetivos y actividades, los principales temas a tratar son (Ministerio de Educación de la Nación, 2010):

  • Ejercer nuestros derechos: sobre todo está vinculado a los derechos sobre el respeto y las relaciones interpersonales y a la promoción de herramientas para la defensa de estos derechos.
  • Respetar la diversidad: reconocer y valorar a todas las personas sin importar las diferencias. Deconstruir los conocimientos sobre lo que es ser mujer y ser hombre. Entender las diferentes formas de ser mujer y de ser hombre. Tolerancia cero a la discriminación.
  • Reconocer distintos modos de vida: cada individuo crece en un colectivo social; reconocer las diferentes formas de organización familiares, sociales y culturales contribuye a un mejor desarrollo y a una mayor tolerancia por todas las diferencias entre los vínculos humanos.
  • Cuidar el cuerpo y la salud: educar sobre los cambios que acontecen en nuestros cuerpos durante el desarrollo. Informar y prevenir situaciones de peligro. Habilitar el diálogo sobre los modelos de belleza que existen en la sociedad, para criticar los mismos y favorecer el autoestima personal.
  • Valorar la afectividad: darle mayor entidad a las emociones y a los sentimientos, como así a la expresión de los mismos y el respeto por el discurso del otro.
Artículo recomendado:  ¿Los programas de neuroeducación en la escuela son una pérdida de dinero?

Para conocer las actividades específicas, se puede consultar el manual completo aquí.

¡Llegamos a la secundaria!

Sin dudas cuando uno habla de educación sexual, se tiende en pensar en la educación reproductiva y para el común de la sociedad esta etapa sería la más apropiada para incorporar estos conocimientos. Pero, ¿no parece un poco ilógico hablar de reproducción y sexo sin haber aprendido todo lo detallado anteriormente?

Las ESI deben atravesar todas las asignaturas de la escuela, no ser algo de lo que ocasionalmente se habla

Además de este punto crítico al pensamiento común con prejuicios y desconocimiento, tomando la educación sexual como integral hay muchas cosas que aún quedan por enseñar en la escuela secundaria.

Las herramientas y objetivos en esta etapa están vinculados a las materias específicas. Las ESI deben atravesar todas las asignaturas de la escuela, no ser algo de lo que ocasionalmente se habla. Los conceptos que observamos como principales son los siguientes entre otros (Ministerio de Educación de la Nación, 2010):

En ciencias sociales:

  • Análisis crítico hacia las formas de masculinidad y feminidad a lo largo de la historia.
  • Comprensión sobre los cambios en cuanto a las relaciones interpersonales.
  • Construcción sobre la identidad de belleza de los cuerpos masculinos y femeninos con una mirada crítica.

En lengua y literatura:

  • Lecturas y análisis sobre mundos afectivos diversos.
  • Bibliografía sobre el rol de las mujeres y de los hombres relevantes de nuestro país y de la historia mundial.
  • Incluir en los textos de análisis y bibliografía contenidos que hablen sobre la diversidad (género, etnias, generaciones, diferencias de clases, etc)
  • Reconocimiento de las distintas formas de familias
  • Valoración de las relaciones de amistad y de pareja.
  • Discusión sobre el poder de la mirada de los otros.
  • Reconocer la discriminación como forma de maltrato.
  • Analizar los prejuicios en cuanto a sus componentes cognitivos y afectivos.
  • Análisis de los medios de comunicación y sus mensajes sobre la sexualidad.
  • Entendimiento del ser humano como un todo en donde los factores sociales, económicos, culturales, psicológicos, biológicos, éticos y espirituales influyen en el proceso de salud – enfermedad.

En biología:

  • Fortalecer los conocimientos sobre el cuerpo propio y ajeno. Promover la autonomía y la responsabilidad en cuanto a las relaciones interpersonales, sobre todo las sexuales.
  • Habilitar discusiones en cuanto a los mitos y creencias sobre el cuerpo y la genitalidad
  • Dialogar sobre las diferencias sexuales y mitos que las subyacen
  • Reflexiones sobre los cambios corporales y la aceptación de los mismos.
  • Análisis crítico sobre la belleza de los cuerpos.

En psicología

  • Identificación de las distintas áreas de conducta y sus motivaciones
  • Establecer un vínculo directo entre la sexualidad y la identidad.

En educación para la salud:

  • Conocimientos sobre la salud sexual y reproductiva
  • Conocimientos sobre todos los dispositivos anticonceptivos y regulación de la fecundidad existente.
  • Información explícita sobre las enfermedades de transmisión sexual y el método del preservativo como único efectivo para prevenir el HIV / SIDA

Para descargar el cuadernillo de actividades haz click aquí.

Conclusiones

La idea principal del artículo es rechazar cualquier tipo de comentario sobre la peligrosidad de enseñar ESI en la escuela, creo que es el lugar adecuado para que los chicos transiten el desarrollo desde la infancia hasta la pubertad con estos conocimientos. Enseñar con respeto y sin vergüenza sobre lo que nos atraviesa por nuestra condición de humanos, hace que a los alumnos se les haga más fácil hablar ciertas cuestiones relacionadas con la sexualidad y que la entiendan de otro modo.

Acompañar desde la infancia con conceptos sobre sexo, género e identidad disminuye la intolerancia en la adultez a la diversidad; además de fomentar la incorporación de valores que devienen luego en personas más respetuosas en las relaciones interpersonales dando como resultado menos violencia en las mismas.

Como mujer adulta me hubiera gustado en más de una oportunidad tener las herramientas adecuadas en mi infancia y adolescencia para sentirme segura y protegida. La ESI es un camino a empoderar a los niños, para que sus derechos sean asegurados y protegidos en base a sus propios conocimientos. Y me atrevo a decir que son mucho más prometedoras: una agenda educacional con esta currícula obligatoria formará ciudadanos en donde la diversidad ya no va a ser entendida como lo distinto, sino como lo “normal”; donde la inclusión no va a seguir seguir siendo una obligación, sino una realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.