terimakasih0 / Pixabay

Supermercado, ropa, combustible, impuestos, peajes, seguros, cable, internet, teléfono, escuela, libros, útiles escolares, deportes de los chicos, obra social… La lista de gastos es interminable, y pareciera hacerse aún más larga cuando el dinero es escaso.

Pediste a tus hijos y a tu pareja que reduzcan un poco los gastos porque necesitan ahorrar, pero te das cuenta que es necesario hacer mayores esfuerzos, porque la situación financiera es complicada, y la solución no será ni sencilla ni rápida. La cuestión te abruma, te supera, pero se supone que sos responsable de proveer para tu familia. Ya no sabés qué hacer, el estrés está impactando en todos los aspectos de tu vida, incluyendo tu relación de pareja. ¿Será que juntos pueden encontrar una manera de afrontar la situación que sea distinta a tener todo ese peso sobre tus hombros?

la situación financiera es complicada, y la solución no será ni sencilla ni rápida

En un estudio, investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte examinaron técnicas que utilizan las parejas para superar las incertidumbres financieras, revelando cuáles son más eficaces tanto para resolver el problema como para mantener una comunicación saludable.

“Durante tiempos financieros duros, la comunicación puede ayudar a las personas a hacerles frente,” sostiene Lynsey Romo, profesora asistente de comunicación en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y autora principal del estudio, en un comunicado de prensa.

Para conducir el estudio, Romo y un equipo de investigadores entrevistaron a 20 individuos, que estaban casados o vivían en pareja, durante la recesión económica. Cuando se trataba de asuntos financieros, los investigadores encontraron que la incertidumbre era el factor clave que determinaba las decisiones.

De acuerdo a la Teoría del Manejo de la Incertidumbre, las dudas son casi siempre vistas como negativas, llevando a los individuos a enfrentar la carga de no saber mediante la búsqueda activa de información o evitando  completamente una verdad dolorosa.  En todas estas instancias la comunicación fue esencial para tratar la incertidumbre, y cómo esta carga afectaría a la relación.

La mayoría de las parejas tenía tres estrategias generales ante la incertidumbre financiera: reducirla, mantenerla o adaptarse a ella.

Reducir la incertidumbre a través de la investigación del problema: los investigadores encontraron que ésta fue la técnica más común entre los participantes, que en su mayoría concebían que buscar información (ya sea en la web, o contratando un asesor financiero) sobre cómo rectificar su situación financiera, les daría una mejor idea sobre cómo seguir adelante. Otros encontraron beneficioso pedir el consejo de amigos o miembros de la familia, mientras que unos pocos trabajaron con la información que tenían de situaciones similares del pasado, cuando el dinero era escaso.

La mayoría encontró que la manera más sencilla de reducir la incertidumbre era a través de una buena charla con su pareja. Según los hallazgos del estudio, cuando los participantes eran capaces de hablar las cosas con sus parejas, resolvían mejor los problemas y evitaban posibles conflictos. Las técnicas de comunicación variaban desde apelar a la personalidad del otro, adoptar una mentalidad de equipo y delegar responsabilidades para afrontar las deudas como una unidad, entre otras.

Algunas parejas prefirieron evitar del todo el tema, absteniéndose de pensar o hablar sobre el estrés financiero

Mantener la incertidumbre: Algunas parejas prefirieron evitar del todo el tema, absteniéndose de pensar o hablar sobre el estrés financiero. Otros participantes evadieron sus problemas enfocándose en su lugar en las cosas positivas de la vida.

Adaptarse a la incertidumbre: Los investigadores dijeron que ésta técnica era similar a los mecanismos de afrontamiento de las personas con una enfermedad crónica. En lugar de preocuparse por cuestiones que no podían controlar, los participantes las aceptaron como una parte de la vida, y tomaron las cosas paso a paso. Algunos recurrieron a la religión y a la espiritualidad en busca de orientación, otros simplemente decidieron hacer frente al problema un día a la vez, como estrategia para reducir el estrés y restaurar el sentido de balance en sus vidas.

Los problemas más comunes

Demasiada información o la falta de información suficiente hicieron que las presiones financieras sean difíciles de discutir entre las parejas, lo que llevó a conflictos. Romo dijo que esto tiene mucho que ver con no aprender sobre finanzas desde jóvenes. Cuando la información financiera no se comparte con los niños, como sucede a menudo, ellos tienen más dificultades para hablar sobre esos asuntos en la edad adulta.

Algunos simplemente no querían hablar de finanzas con sus parejas. Otros no estaban cómodos con las conversaciones sobre dinero o les faltaba información sobre el asunto. Los problemas de comunicación también fueron producto de la falta de coincidencia en el tiempo libre, por tener las parejas horarios muy distintos.

La conversación es una herramienta vital para el funcionamiento de una relación. Romo y su equipo sintieron que este estudio resaltó cuán importante es la “alfabetización financiera” -entendimiento acabado de las cuestiones financieras y cómo discutirlas- dentro del contexto de las relaciones. Y concluyó: “buscar información, hablar sobre el dinero con tu pareja, trabajar como un equipo, y alfabetizarse financieramente puede reducir la incertidumbre – y el estrés conexo que puede causar en una relación.”

Fuente: Medicaldaily