La sociabilidad está en nuestra naturaleza. Según quién o qué influya en nuestros pensamientos, podemos creer lo mejor o lo peor de los demás. Y de acuerdo con nuestras actitudes podemos aproximarnos a ellos con los puños cerrados o los brazos abiertos

“No podemos vivir aislados de la sociedad”, destacó el novelista Herman Melville. “Nuestra vida está conectada por miles de hilos invisibles.” Los psicólogos sociales exploran estas conexiones estudiando científicamente cómo pensamos acerca de, influimos y nos relacionamos con los demás.

Fuente: Myers, D. (2006), Psicología 7ma edición. Editorial Médica Panamericana: Madrid.
Imagen: Amsterdamize (Flickr)