Woman Sleeping / Cortesía de Pexels

Las mujeres jóvenes que aseguran experimentar problemas para dormir en los días previos al período menstrual estarán aliviadas de saber que sus sospechas descasan en evidencia científica.

Durante ENDO 2019, la reunión anual de la Endocrine Society en Nueva Orleans, investigadores de la Universidad Case Western Reserve en Ohio presentaron los resultados de un estudio que demuestra que las mujeres jóvenes saludables tienen más probabilidades de experimentar trastornos del sueño en los días previos a su período menstrual.

SPONSOR EXCLUSIVO

Anne E. Kim, estudiante de medicina de Case Western Reserve, y sus colegas recopilaron datos diarios sobre el sueño de 10 mujeres sanas de entre 18 y 28 años que tenían ciclos menstruales regulares. Los investigadores rastrearon el sueño de las mujeres durante dos de sus ciclos.

Las participantes usaron sensores actigráficos en su muñeca para registrar patrones de actividad y descanso en más de 578 episodios de sueño, y proporcionaron muestras de orina por la mañana para medir las concentraciones de hormona luteinizante (LH), estrona-3-glucurónida (E1G) y pregnanediol-3. glucurónido (PDG) (todas ovularon en ambos ciclos).

Las mujeres también completaron dietas de cinco días durante las primeras fases foliculares de cada ciclo. La dieta durante un ciclo contenía una disponibilidad de energía neutral, y la dieta durante el otro ciclo contenía 55 por ciento menos calorías. Las longitudes del ciclo menstrual se estandarizaron para las fases folicular y lútea de 14 días, centradas en el día de la ovulación.

Un punto menos para el mito

A menudo, las mujeres reportan sentirse distintas antes, durante y después del período menstrual, una afirmación que en ocasiones es desestimada. Normalmente, se atribuye todo a las “hormonas locas” de la menstruación, no obstante, estos resultados hablan a favor de la evidencia y restan poder a la mitificación de los síntomas menstruales de las mujeres.

Los hallazgos sugieren que el sueño se ve más interrumpido en los días previos a la menstruación en mujeres jóvenes y sanas. El aumento de la interrupción del sueño se encontró en la fase luteal tardía, que se corresponde con los días directamente antes de la menstruación.

Artículo relacionado:
Los conductores riesgosos tendrían perfiles psicológicos distintivos

De acuerdo con Kim, la fase menstrual afectó la eficiencia del sueño, la vigilia después del inicio del sueño (WASO), el número de despertares por noche y el índice de fragmentación del sueño, en consonancia con una mayor interrupción del sueño en la fase luteal tardía. En comparación con la fase folicular temprana, la eficiencia del sueño disminuyó en un 3,3 por ciento, la WASO aumentó en 15 minutos y el número de despertares por noche aumentó en tres en la fase luteal tardía.

Es probable que estos efectos estén mediados por los cambios dinámicos en las hormonas ováricas a lo largo del ciclo menstrual; adicionalmente, el estudio encontró que E1G estaba vinculado con más despertares, y PDG estaba vinculado con una tendencia hacia un mayor índice de fragmentación del sueño.

“La restricción calórica a corto plazo tuvo efectos negativos en el sueño tanto en la fase folicular tardía, justo antes de la ovulación, como en la fase luteal tardía, justo antes de la aparición de la menstruación”, dijo Kim, quien realizó este estudio en el Instituto Nacional del Medio Ambiente. Ciencias de la Salud (NIEHS). La disminución de la disponibilidad de energía aumentó la interrupción del sueño, con menos eficiencia, mayor WASO y mayor índice de fragmentación del sueño en la fase folicular tardía, además de los efectos mencionados anteriormente en la fase luteal tardía.

NIEHS financió el estudio en colaboración con la Universidad de North Carolina Chapel Hill.

Fuente: Science Daily

Rita Arosemena P.
Graduada en Comunicación y especialista en Educación Superior. Amante de la literatura, el arte y las ciencias (y del café. El café no se lo toquen). Le interesan especialmente la neuropsicología, la psicología evolutiva y la psicopatología. Le apasiona la música francesa y no tiene nada contra Freud.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.