Como todas las personas, los profesionales de la salud mental cuentan con un sistema de creencias, educación, principios e ideales, que guían su comportamiento y toma de decisiones. En ocasiones, estos elementos se ponen de manifiesto en determinados sesgos que nos acompañan, seamos conscientes de ellos o no.

Las trabajadoras sexuales que buscan el apoyo de psicólogos y psiquiatras profesionales enfrentan un “nivel preocupante” de estigma y discriminación, lo que puede disuadirlas de buscar servicios de salud mental, según los hallazgos de un nuevo estudio (Rayson & Alba, 2019).

«No creemos que el público en general sepa cuán extenso es este tipo de tratamiento negativo. A menudo, el público en general puede asumir que los profesionales como los médicos, la policía y los profesionales de la salud mental (a los que se puede acceder en un momento de vulnerabilidad) siempre son útiles y no causan daños. En realidad, pueden ser una fuente de trauma para las comunidades marginadas,” explicaron las autoras del estudio Josephine Rayson y Beatrice Alba de la Universidad de Monash.

Para el estudio, las investigadoras encuestaron a 189 personas que fueron o que son trabajadoras sexuales (de 18 a 60 años) sobre sus experiencias de estigma y discriminación por parte de una variedad de profesionales. Las participantes eran de 22 países diferentes, pero la mayoría nació en Australia y los Estados Unidos.

Aproximadamente el 64% dijeron que habían experimentado «a veces», «a menudo» o «siempre» un tratamiento negativo, estigma o discriminación en general debido a su condición de trabajadoras sexuales.

Del mismo modo, aproximadamente el 57% de las participantes que buscaron apoyo para la salud mental dijeron que habían experimentado «a veces», «a menudo» o «siempre» un tratamiento negativo, estigma o discriminación por parte de los profesionales de la salud mental.

Las investigadoras también encontraron que las experiencias de estigma y discriminación se asociaron con una menor probabilidad de buscar ayuda profesional. Aproximadamente el 79% de las trabajadoras sexuales dijeron que sería muy poco probable o menos probable que buscaran apoyo de salud mental en el futuro debido a experiencias pasadas de estigma y discriminación.

“Es importante enfatizar que este estudio no sugiere que el trabajo sexual cause dificultades de salud mental, o que las trabajadoras sexuales necesariamente tengan dificultades de salud mental. Más bien, que todos en nuestra sociedad merecen acceso a un apoyo de salud mental de calidad, pero las trabajadoras sexuales a menudo no obtienen esto,» aclararon Rayson y Alba.

«El propósito de nuestro estudio fue demostrar que el estigma y los prejuicios que las trabajadoras sexuales pueden experimentar por parte de los profesionales de la salud mental pueden ser una fuente de angustia psicológica y hacer que sea menos probable que busquen ayuda».

Pero no todas las personas que participan en el trabajo sexual experimentan estigma, y ​​no todas las personas que experimentan estigma enfrentan resultados negativos de salud mental.

“Hay mucha investigación que vincula el estigma y la discriminación con una salud mental más pobre. Sin embargo, este ciertamente no es un resultado inevitable para las trabajadoras sexuales. No todas las trabajadoras sexuales reportan experiencias de estigma o discriminación (Benoit, McCarthy, & Jansson, 2015) (Hargreaves et al., 2016), y no todas las personas que lo hacen necesariamente experimentarán dificultades de salud mental como resultado (Sanders et al., 2017 ),” explicaron.

Otro estudio encontró que las personas que enmarcaban el trabajo sexual como una profesión como cualquier otra se volvieron indiferentes a las críticas, experimentaron poco estigma y demostraron una mayor autoestima (Ngo et al., 2007).

Artículo relacionado:
Las personas con sonambulismo no sentirían dolor

Investigaciones anteriores han encontrado evidencia de que las trabajadoras sexuales que enfrentan medidas represivas de la policía (como arresto, prisión, desplazamiento de un lugar de trabajo, extorsión o violencia por parte de oficiales) tienen más probabilidades de experimentar resultados de salud mental y sexual más pobres (Platt et al., 2018).

Las trabajadoras sexuales en muchos países enfrentan una variedad de problemas regulatorios y legales que incluyen criminalización, registro, licencias y pruebas obligatorias en algunas jurisdicciones. Estos problemas crean un complejo sistema de barreras para que accedan a los servicios y permiten la discriminación contra las trabajadoras sexuales que los grupos mayoritarios no experimentan.

«La despenalización y el reconocimiento del trabajo sexual como una ocupación como cualquier otra, es vital para mejorar la salud y la seguridad de las trabajadoras sexuales,” sostuvieron Rayson y Alba.

Pero muchos estudios sobre trabajadoras sexuales están plagados de problemas metodológicos, según las investigadoras.

“Muchas investigaciones previas sobre el trabajo sexual han sido increíblemente sesgadas. A menudo se han tomado muestras de secciones de la comunidad que pueden experimentar una mayor marginación, como las trabajadoras sexuales en la calle o las encarceladas,” explicaron.

«La investigación sobre el trabajo sexual a menudo ha sido realizada y publicada con poca consideración al contexto o al reconocimiento de las limitaciones, por investigadores que intentan encontrar patología psicológica entre aquellos que eligen una profesión que ellos mismos no elegirían.»

“Para evitar la explotación y la tergiversación de las trabajadoras sexuales por parte de los investigadores, la investigación futura debe estar dirigida por pares. Esto está ocurriendo cada vez más y ha sido reconocido como la mejor práctica «.

“Sería útil comparar estos problemas en diferentes países. Esto tomaría en cuenta las variaciones en los sistemas legales, las percepciones sociales del trabajo sexual, así como el costo y el acceso a la atención médica,” concluyeron las investigadoras.

Referencias bibliográficas:

Benoit, C., McCarthy, B., & Jansson, M. (2015). Occupational Stigma and Mental Health: Discrimination and Depression among Front-Line Service Workers. Canadian Public Policy, Vol. 41, pp. S61-S69. https://doi.org/10.3138/cpp.2014-077

Hargreaves, J. R., Fearon, E., Davey, C., Phillips, A., Cambiano, V., & Cowan, F. M. (2016). Statistical design and analysis plan for an impact evaluation of an HIV treatment and prevention intervention for female sex workers in Zimbabwe: a study protocol for a cluster randomised controlled trial. Trials, 17, 6. https://doi.org/10.1186/s13063-015-1095-1

Ngo, A. D., McCurdy, S. A., Ross, M. W., Markham, C., Ratliff, E. A., & Pham, H. T. B. (2007). The lives of female sex workers in Vietnam: Findings from a qualitative study. Culture, Health & Sexuality, 9(6), 555-570. https://doi.org/10.1080/13691050701380018

Platt, L., Grenfell, P., Meiksin, R., Elmes, J., Sherman, S. G., Sanders, T., … Crago, A.-L. (2018). Associations between sex work laws and sex workers’ health: A systematic review and meta-analysis of quantitative and qualitative studies. PLOS Medicine, Vol. 15, p. e1002680. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1002680

Rayson, J., & Alba, B. (2019). Experiences of stigma and discrimination as predictors of mental health help-seeking among sex workers. Sexual and Relationship Therapy, Vol. 34, pp. 277-289. https://doi.org/10.1080/14681994.2019.1628488

Fuente: Psypost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.