Rock, paper, scissors - Pexels

Un estudio publicado en Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging encontró que tanto los rasgos de la personalidad como la salud mental afectan la forma en que las personas valoran el control personal en la toma de decisiones.

Según sus hallazgos, los sistemas de recompensa y motivación de nuestros cerebros muestran mayor actividad cuando sentimos que tenemos control personal en una situación y cuando recibimos recompensas que nos hemos ganado, en lugar de aquellas que simplemente nos otorgan; pero esta actividad se redujo en personas con personalidades pasivas o con síntomas de depresión.

Las conexiones entre personalidad, elección y depresión podrían servir como guías a la hora de pensar cómo proteger a las personas saludables del desarrollo de enfermedades.

En este estudio se utilizaron Imágenes de Resonancia Magnética Funcional (IRMf) para medir la actividad cerebral de 122 participantes saludables, mientras jugaban un juego de computadora para ganar recompensas. Los investigadores, liderados por la Dra. Liana Romaniuk de la Universidad de Edinburg, encontraron que el estriado ventral, área que es importante para la motivación y el aprendizaje mediante ensayo y error, se hallaba especialmente activo cuando se les decía que iban a tener que tomar una decisión.

Aunque todos los participantes del estudio fueron considerados saludables, los investigadores buscaron relaciones entre la actividad cerebral y síntomas de depresión. La activación en el estriado ventral se redujo en personas con algunos síntomas de depresión, lo que podría ayudar a explicar por qué las personas con depresión pierden su motivación. Esto a su vez podría ser útil para la prevención de trastornos del estado de ánimo e intervenciones tempranas.

Por otro lado, la Dra. Romaniuk señaló que “las personas que estaban más automotivadas tenían respuestas más fuertes a recompensas personalmente ganadas en una región de la corteza llamada ínsula, mientras que las personas más pasivas mostraron lo opuesto.” Y recalcó la importancia de la ínsula porque “sabemos que su función está alterada en personas con depresión.”

Referencia del estudio original: Liana Romaniuk, Anca-Larisa Sandu, Gordon D. Waiter, Christopher J. McNeil, Shen Xueyi, Matthew A. Harris, Jennifer A. Macfarlane, Stephen M. Lawrie, Ian J. Deary, Alison D. Murray, Mauricio R. Delgado, J. Douglas Steele, Andrew M. McIntosh, Heather C. Whalley. The Neurobiology of Personal Control During Reward Learning and Its Relationship to Mood. Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging, 2018; DOI: 10.1016/j.bpsc.2018.09.015

Fuente: Science Daily

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.