Tengo el privilegio de trabajar con niños y si algo he aprendido es que los adultos no somos buenos a la hora de ayudarlos a regular sus emociones, especialmente cuando se trata de la ira. Porque cuando un niño se ve desbordado por la ira, los padres y maestros intentan calmarlos pero en realidad consiguen lo contrario. Los hacen enojar aún más y ridiculizan lo que sienten. Dicen cosas, como: ¨Solo los bebés se enojan de esa manera¨, ¨Ya los niños como tú pueden controlar su ira¨ (lo que casi siempre es falso) o intentan controlarlos a través de la extrema disciplina y al final de cuentas, los problemas se acrecientan y la relación padre/maestro – niño se deteriora.

¿Que se puede hacer?

Cuando tenemos un problema, nada ayuda más que sentirnos comprendidos. Por eso debemos iniciar con la validación emocional del niño. Tenemos que hacerle saber que nosotros lo entendemos, que sus emociones son válidas, que la ira que experimentan no se siente bien y que a veces es difícil controlarla. Esto no quiere decir que compartamos su conducta iracunda pero sí que tomamos su experiencia con seriedad y que empatizamos con sus emociones.

La validación emocional nos permitirá además, establecer un buen vínculo con el niño y entonces se podrá empezar con ejercicios de respiración y relajación que facilitarán la regulación de  las emociones y la comprensión de lo que está sucediendo.

El vídeo ¨Solo Respira¨, creado por los esposos Julie Bayer Salzman y Josh Salzman cuenta de primera mano lo que sienten diferentes niños y niñas cuando están enojados y qué pueden hacer para tranquilizarse.  Los esposos Salzman decidieron hacer el vídeo cuando escucharon a su hijo de cinco años hablar con un amigo sobre cómo sus emociones afectan diferentes partes de su cerebro y cómo había que calmarse a través de la respiración.  El vídeo está muy bien hecho y creo que será muy útil a la hora de empezar a trabajar con niños con problemas de ira.

Si quieres un recurso más especializado y detallado te recomiendo un libro que uso en mi trabajo y que me gusta mucho, se llama ¨Qué hacer hacer cuando… Estallo por cualquier cosa¨ de TEA ediciones.