Albert Ellis fue uno de los terapeutas más influyentes de la psicología.
Con su terapia racional emotiva (TREC), revolucionó el campo de la psicoterapia dominada en ese entonces por el psicoanálisis y construyó los fundamentos e intervenciones que utilizan millones de terapeutas en el mundo entero. En esta breve biografía recorremos su vida, con datos poco conocidos y los hitos académicos y profesionales más importantes de este revolucionario terapeuta.

¿Quién fue Albert Ellis?

Albert Ellis nació el 27 de septiembre de 1913 en Pittsburgh, Estados Unidos, pero creció en el Bronx, Nueva York, y falleció la madrugada del 24 de julio del año 2007, en su departamento ubicado en el sexto piso del Albert Ellis Institute, luego de sufrir una larga enfermedad gastrointestinal.

Ellis fue el mayor de tres hermanos, lo siguió Paul (dos años más joven) y Janet (con la que se llevó 4 años de diferencia). Según comenta Leonor Lega (biógrafa oficial): Ellis recordaba que su padre viajaba frecuentemente ya que era negociante, por lo que pasó muy poco tiempo con él y sus hermanos y no les prestaba mucha atención y afecto. De su madre recuerda que estaba muy centrada en sí misma, pasando de una emoción a otra, raramente escuchaba la opinión de otros, era emocionalmente enérgica y distante, calificandola en ocasiones de bipolar. Sus padres se separaron cuando él tenía 11 años. Ellis calificó el comportamiento de sus padres como “negligencia abismal parental”. Por esta razón tuvo que asumir algunas responsabilidades con sus hermanos menores, como levantarlos y vestirlos todas las mañanas para ir al colegio. Afirma además que, por la negligencia de sus padres pudo tener mayor independencia a diferencia de otros niños (Lega, Sorribes, & Calvo, 2017).

Albert Ellis disertando en 1973 (Imagen del Albert Ellis Institute)
Albert Ellis disertando en 1973 (Imagen del Albert Ellis Institute)

Desde pequeño sufrió por dos miedos extremos: el primero fue el miedo a hablar en público y el segundo fue el miedo a enfrentarse con mujeres jóvenes para pedirles salir con ellas. Estos sufrimientos los experimentó con tanta intensidad que los categorizó como fobias.

Lega escribe (2017) que entre los 5 y los 7 años, a causa de una nefritis, debió permanecer en el Presbiterian Hospital de Nueva York durante largos períodos de tiempo (en alguna ocasión, hasta diez meses seguidos). En total estuvo hospitalizado unas ocho veces, y aquel lugar se convirtió en el centro de su “vida social”.

Desde pequeño sufrió por dos miedos extremos: el primero fue el miedo a hablar en público y el segundo fue el miedo a enfrentarse con mujeres jóvenes para pedirles salir con ellas

En la universidad se propuso no posponer sus proyectos: primero debía terminar los trabajos académicos, aunque resultaran menos interesantes para él y después descansar y realizar actividades de su agrado. Años más tarde, utilizaría estas experiencias en el desarrollo de sus conceptos de “hedonismo a largo plazo», y «Baja Tolerancia a la Frustración o BTF», empleados frecuentemente por la TREC, donde se da prioridad al logro de las metas a largo plazo (aunque el corto plazo sea más placentero) y a no sucumbir por incómodo o desagradable que sea.

Durante una entrevista con Lega (2017), el psicólogo relata que a los 19 años se propuso hablar con cualquier mujer que se encontrase sentada sola en los bancos del Jardín botánico del Bronx. Ellis recordaba que de ciento treinta mujeres, treinta se fueron del lugar cuando intentó iniciar una conversación, pero sostenía que se había quedado con cien de ellas, lo que él consideraba una muestra de peso para un estudio científico. Solo consiguió acordar una cita posterior con una de ellas, aunque ella no se presentó a la misma. Sin embargo, él añadió que dicha experiencia también le ayudó a dejar de sentir vergüenza y a superar su temor de hablar con las mujeres.

Ellis se casó 3 veces. Su primer matrimonio fue con la actriz Karyl Corper y terminó en una anulación en 1938. El segundo matrimonio fue en el año 1956, con la bailarina Rhoda Winter y terminó en divorcio. Luego de eso, vivió 37 años (1965 a 2002) con una compañera, una psicóloga llamada Janet L. Wolfe, que era además directora ejecutiva del instituto. Finalmente, se casó con la psicóloga y ex asistente suya, Debbie Joffe-Ellis (Kaufman, 2007).

Ellis no tuvo hijos, ya que según él, interferirían con sus “otras búsquedas importantes”; es decir, el tiempo que se dedicaba a consolidar y difundir su terapia: publicaciones, atención a clientes, viajes y todas las responsabilidades que asumió como fundador de una escuela de terapia. Justifica su decisión afirmando que era negligente y poco ético tener hijos, ya que tendría poco contacto íntimo y cotidiano con ellos (Ellis, 2005b, 2010). Aun así, tuvo 3 hijos no reconocidos (Philip, Marty y Laurel) con Karyl Corper, su primera esposa, mientras ella estaba casada con otro hombre, quien los educó y fue un padre para ellos. Ellis sostiene haber consentido tener hijos con Karyl ya que, consideraba egoísta privar al mundo de sus genes (Ellis, 2010).

Vida académica y profesional

Aunque Ellis se interesó mucho por la filosofía y la psicología, decide en primera instancia matricularse en un programa de administración de negocios (influenciado por su padre y hermano) para poder hacer dinero “y dedicarse totalmente a escribir literatura a los 30 años”. Pero la _Gran Depresión _económica que sufría Estados Unidos en esa época frustró su deseo. En 1934, a la edad de 21 años, se graduó en Administración de Empresas en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

A los 26 años (1939) empezó a escribir diversos artículos sobre sexo, amor y matrimonio de manera objetiva y abierta, porque se vendían muy bien y quiso promover la “revolución sexual y familiar”. Puesto que muchos de sus amigos empezaron a pedirle consejos, Ellis descubrió que le encantaba ejercer de asesor tanto como escribir y creó el Instituto LAMP (Love and Marriage Problems Institute), dedicado a la investigación y la ayuda en los problemas amorosos y matrimoniales.

Ellis intentó convertirse en profesor de psicología, pero ninguna universidad, incluida Columbia, lo aceptó, por ser muy controversial

Años después, recibe un consejo de oro, brindado por el abogado que llevó a cabo el divorcio con su primera esposa: “titularse para ejercer la profesión de psicólogo”. Asistió a tres cursos durante el verano que le permitieron ingresar en el programa de formación del Teachers College de la Universidad de Columbia, en 1942. Se graduó en 1943, con 30 años, y empezó los estudios de doctorado y a trabajar como psicólogo profesional.

Ellis intentó convertirse en profesor de psicología, pero ninguna universidad, incluida Columbia, lo aceptó, por ser muy controversial (Ellis, 2010). Así que en 1947, a sus 34 años, continúo su formación en el psicoanálisis, aplicándolo por aproximadamente seis años.

Durante este tiempo también se sometió a un “análisis personal y programa de supervisión” con Richard Hülsenbeck, por aproximadamente 3 años. Pero en 1953 rompe con éste porque percibe una lenta recuperación de sus pacientes (Froggatt, 2005): “mis pacientes frecuentemente empeoraban en vez de mejorar. Por eso, en 1953 dejé de llamarme psicoanalista e indagué qué técnicas terapéuticas eran más populares, a fin de tomar lo mejor de cada una”.
En 1954 Ellis empezó a enseñar su nueva técnica dándole, en 1955, el nombre de “terapia racional”. Y el 31 de agosto de 1956 hizo una presentación de su teoría en la Asociación Americana de Psicología (APA) titulada Rational psychotherapy (Ellis, 1998).

Albert Ellis a finales de los 40
Albert Ellis a finales de los 40

Posteriormente, en 1961 Ellis cambió el nombre de su propuesta a terapia racional emotiva (TRE) y en 1993 la TRE se convirtió en TREC: terapia racional emotiva conductual, con el fin de hacerla más completa e incluyendo la importancia del componente conductual en la efectividad del tratamiento.

Su nuevo enfoque psicoterapéutico no fue bien recibido y, de acuerdo con el mismo Ellis, todos los profesionales de la salud mental lo odiaban por considerar el método superficial y estúpido (Kaufman, 2007).

Ellis también criticó fuertemente a los tests proyectivos que evalúan la personalidad, consideraba que la evaluación de la misma debía hacerse con métodos que no fueran susceptibles al efecto Forer y que predijeran la conducta mejor que la casualidad (Ellis & Abrams, 2009).

Uno de los logros que Ellis más valora, después de la creación de la TREC, es la fundación del Albert Ellis Institute al cual dedicó su vida y esfuerzos. Fundado en 1959 gracias a ingresos provenientes de sus libros y consultas, fue primero conocido como Instituto para la Vida Racional, ubicado en un edificio de Manhattan, el cual logró comprar en el año 1965.

Ellis también criticó fuertemente a los tests proyectivos que evalúan la personalidad

En 2005, Ellis demandó al instituto que lleva su nombre luego de que decidieran removerlo de la junta directiva y cancelaran sus seminarios de los viernes. El psicólogo y las personas que lo apoyaban, alegaron que la institución había sido tomada por sujetos que la estaban alejando de sus técnicas terapéuticas revolucionarias (Kaufman, 2007).

La junta directiva, por su parte, dijo que actuaba por razones económicas ya que los gastos médicos de Ellis ponían en peligro el estado exento de impuestos de la empresa. Para entonces el Dr. Ellis casi no oía y contaba con el cuidado diario de una enfermera. Algunas personas dijeron también que les incomodaba el estilo excéntrico y confrontacional de Ellis y que lo veían como una carga (Kaufman, 2007).

En 2006, la justicia falló a favor de Ellis considerando que la junta directiva se había equivocado en despedirlo sin una notificación apropiada y tuvieron que readmitirlo en el instituto, aunque su relación con la junta directiva siguió tensa. Ese año fue hospitalizado varias veces a raíz de una neumonía. Ellis trató pacientes hasta cuatro o cinco meses antes de morir; los recibía incluso acostado en la cama y con audífonos (Kaufman, 2007).

El mayor aporte de Ellis a la psicología: La terapia racional emotiva conductual

La terapia racional emotiva conductual (TREC) hunde sus raíces en la vida personal de Albert Ellis, sobre todo en las experiencias vividas en su juventud, entre 1920-1930, cuando comenzó a hacer frente a sus propios problemas psicológicos y emocionales (Bernard, 2011).

El desarrollo de la TREC estuvo fuertemente influido por la filosofía griega, romana y moderna (Kaufman, 2007). El principal fundamento terapéutico de este modelo de terapia está tomado de Epicteto con su máxima: “Lo que turba a los hombres no son las cosas, sino las opiniones que de ellas se hacen”; así como de Horney con su “tiranía de los deberías”, ya que al igual que Ellis sostiene que la persona debe tomar conciencia de que es ella misma quien se crea sus propias perturbaciones y quien tiene la capacidad de corregir su pensamiento y conducta para enfrentar sus problemas (Ellis, 2005). En ese sentido, la idea de fondo de la terapia de Ellis es que nuestras emociones dependen principalmente de nuestro sistema de creencias (Ellis, 2006).

Ellis sostiene que la persona debe tomar conciencia de que es ella misma quien se crea sus propias perturbaciones y quien tiene la capacidad de corregir su pensamiento y conducta para enfrentar sus problemas

La terapia racional emotiva conductual, trabaja sobre la base de los acontecimientos (A), las creencias (B) y las consecuencias (C) que pueden ser emotivas o conductuales y se encadenan para gobernar nuestra conducta. A este modelo se le denomina ABC.

Ellis (2006) distingue las ideas irracionales de las racionales en que las primeras obstruyen la consecución de nuestras metas y preferencias y en que son absolutistas, mientras que las racionales nos ayudan en la consecución de nuestras metas y objetivos. Por tanto, la terapia también se enfoca en convertir los “deberías” en “preferencias”. Así pues, el pensamiento irracional es la base de la perturbación psicológica.

Logros profesionales

Ellis cuenta con una extensa bibliografía, donde podemos nombrar por ejemplo Cómo controlar la ansiedad antes que la controle a usted o Teoría y práctica de la terapia racional emotivo-conductual. Además ha obtenido reconocimientos tales como ser considerado por los miembros de las divisiones 12 y 17 de la APA (American Psychological Association Clinical & Counseling Divisions) como la segunda figura de mayor influencia en el campo de la psicología clínica en el siglo XX.

Albert Ellis en la famosa sesión terapéutica con Gloria.

Los resultados de una encuesta similar en psicólogos canadienses lo colocaron en el primer lugar, la AAMFT (American Association for Marriage and Family Therapy) le otorgó el cuarto escalafón en el campo de la terapia de familia. También fue nombrado como humanista del año en 1971 por la AHA (American Humanist Association), además de recibir honores y distinciones de un gran número de asociaciones profesionales, entre las que se encuentran: American Humanist Association, American Psychological Association. Academy of Psychologists in Marital and Family Therapy, American. Association of Sex Educators, Counselors and Therapists _y Association for Advancement of Behavior Therapy_ (Lega & Pereira, 2005).

Albert Ellis siguió trabajando como psicoterapeuta, profesión que amaba, hasta muy avanzada edad y le agradecemos la mirada tan particular que le dio a la psicología y la valentía de presentar una terapia cognitiva en una época donde reinaba un pensamiento muy diferente. Sin duda contribuyó mucho al avance de nuestra ciencia, no solo por sus aportes teóricos si no también porque se desempeñó como consultor y editor en varias revistas científicas.

Editado por Alejandra Alonso y David Aparicio.

Referencias bibliográficas
Bernard, M. (2011). Rationality and the pursuit of happiness: The legacy of Albert Ellis. UK: Wiley-Blackwell.
Corsini, R. & Dumont, F. (2003). Seis terapeutas y un paciente. México, D.F: Editorial El Manual Moderno.
Chávez Icaza, A. L. (2015). Albert Ellis (1913-2007): La vida y Obra de un Terapéuta Cognitivo.
Ellis, A. (1994) «Reason and Emotion is Psychotherapy». New York, NY: Citadel Press.
Ellis, A. (1998). Razón y emoción en psicoterapia. 5ta. edición. Bilbao: Desclée de Brouwer.
Ellis, A. (1980) «Growth Through Reason». Chatsworth CA: Wilshire Book Company.
Ellis, A. (2005a). Ser feliz y vencer las preocupaciones. 2da. edición. España: Ediciones Obelisco.
Ellis, A. (2005b). Pregunte al Dr. Ellis. (Trad. Por Francisco Sorbes). España: Ed. Obelisco.
Ellis, A. (2006). El camino de la tolerancia: la filosofía de la Terapia Racional Emotiva Conductual. España: Ediciones Obelisco.
Ellis, A. & Abrams, M. (2009). «Personality Theories: Critical Perspectives». Thousand Oaks, Ca.:Sage Publications.
Ellis, A. (2010) All out: an autobiography. USA: Prometheus Books.
Froggatt, W. (2005). A brief introduction to Rational Emotive Behaviour Therapy. 3ra. Edición.
Kaufman, M (2007), Albert Ellis, 93, influential psychotherapist, dies. Recuperado de: https://www.nytimes.com/2007/07/25/nyregion/25ellis.html?action=click&contentCollection=Week%20in%20Review&module=RelatedCoverage&region=EndOfArticle&pgtype=article
Lega, L. & Pereira, M. (2005). Albert Ellis bibliography: 1945-2005. New York: Albert Ellis Institute.
Lega, L., Sorribes, F., & Calvo, M. (2017). Terapia Racional Emotiva Conductual: una versión teórico-práctica actualizada_._ Paidos Iberica .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.