Tener alto CI en la infancia se relaciona con mayor riesgo de sufrir del trastorno bipolar durante la adultez. Así lo reporta el estudio de la Universidad de Glasgow en Inglaterra y publicado en el British Journal of Psychiatry.

Con los datos de 1881 niños pertenecientes al estudio llamado: Avon Longitudinal Study of Parents and Children (ALSPAC), los investigadores pudieron medir el CI de los niños cuando tenían 8 años y evaluó los síntomas maniacos de los mismos cuando tuvieron 22-23 años a través de la Escala de la Hipomanía -32. Así también ajustaron varios factores que podrían afectar los resultados como: género, etnicidad, clase social, edad de la madre, historia maternal de depresión y educación maternal.

Sus análisis detallan: aquellos que puntuaron en el 10% superior de los síntomas maníacos tenían en su adolescencia un CI de 10 puntos superior de aquellos que estaban en el 10% inferior. Esto quiere decir que el CI alto podría ser un marcador del desarrollo del trastorno bipolar.

¿Qué causa esta relación?

Daniel Smith es uno de los coautores de la investigación y en una entrevista al diario The Guardian explicó que hay algo subyacente en la genética del trastorno bipolar que ofrece algunas ventajas.

¨Una posibilidad es que los trastornos serios de ánimo – como el trastorno bipolar – son el precio que los humanos tienen que pagar para tener rasgos más adaptativos como la inteligencia, la creatividad y la habilidad verbal¨ dijo Smith.

Los autores concluyen que sus descubrimientos nos ofrecen un entendimiento sobre cómo han sido seleccionados los rasgos del trastorno bipolar a través de las generaciones; la relación entre la inteligencia, creatividad y el trastorno bipolar, y por último creen que nos ayudará a desarrollar estrategias de detección y tratamiento para adolescentes y adultos jóvenes.

La investigación completa está disponible en formato PDF y puedes descargarla aquí.

Fuente: The Telegraph