Un estudio encontró que las mujeres que tienen actitudes antifeministas tienden a simular orgasmos con más frecuencia (Harris, Hornsey, Larsen, & Barlow, 2019). Esta evidencia sugiere que las creencias de las mujeres sobre el género están relacionadas con los falsos orgasmos.

El sexo es una experiencia íntima y muy privada. Puede ser un momento vulnerable y, como todos los aspectos de nuestras vidas, se ve influenciado por nuestras ideologías y opiniones.

Sponsor exclusivo:

Las investigadoras encuestaron a 462 mujeres heterosexuales del Reino Unido que habían estado en una relación durante al menos cuatro meses. Los cuestionarios científicos evaluaron la ideología política de las mujeres, la religiosidad, las creencias sexistas, las creencias de género sobre el sexo y el orgasmo, el historial de relaciones, la capacidad para llegar al orgasmo, la habilidad sexual de la pareja y las preocupaciones sobre la fidelidad.

“Mi estudio, y muchos otros, muestran que fingir orgasmos es relativamente común (77% de las mujeres de mi muestra habían fingido un orgasmo al menos una vez),” señaló Harris.

Como era de esperar, las mujeres a quienes les resultó fácil llegar al orgasmo y las mujeres que calificaron altamente la habilidad sexual de su pareja tendieron a fingir orgasmos con menos frecuencia. Por otro lado, las mujeres que estaban más preocupadas por el engaño de su pareja tenían más probabilidades de haber fingido un orgasmo.

El derecho al placer y a hablar abiertamente de sexo

Los factores ideológicos y las creencias sobre el género también predijeron con qué frecuencia las mujeres fingían sus orgasmos.

“Estas piezas finales son las que más me interesan: las creencias de las mujeres sobre el género están asociadas con su probabilidad de fingir un orgasmo. Específicamente, las mujeres que piensan que un hombre las necesita para llegar al orgasmo, para que ese hombre se sienta satisfecho van a sentir una mayor presión para llegar al orgasmo y es más probable que simulen sus orgasmos,” dijo la autora principal.

Las mujeres también tendían a fingir orgasmos con mayor frecuencia si obtenían una puntuación más alta en la medición de sexismo hostil, que describe la creencia de que las mujeres que desafían el poder de los hombres son manipuladoras y subversivas.

“Las mujeres que tienen actitudes antifeministas no tienen nada que las frene de fingir el orgasmo, mientras que las mujeres que adoptan una cosmovisión feminista pueden no fingir el orgasmo porque va en contra de su creencia en el derecho de la mujer al placer y su derecho a hablar sobre sexo abiertamente,” explicó Harris.

Artículo relacionado:
La tecnología no es una droga ni causa adicción

Por supuesto, las razones para fingir un orgasmo son multifacéticas. “Es importante tener en cuenta que los tamaños de algunos de estos efectos son pequeños, y no estamos tratando de contar toda la historia de por qué algunas mujeres tienen más probabilidades de fingir orgasmos que otras,” dijo Harris.

Las razones para fingir un orgasmo pueden variar de una situación a otra. Por ejemplo, investigaciones anteriores han encontrado que las mujeres a veces fingen un orgasmo para acelerar a su pareja masculina y poner fin al mal sexo (Thomas, Stelzl, & Lafrance, 2017).

“Una advertencia importante es que mis datos solo pueden hablar de la experiencia de las mujeres heterosexuales. Sabemos muy poco sobre las experiencias de fingir el orgasmo entre mujeres que no están en pareja con hombres. Otra pregunta que debe abordarse es ¿cuáles son las consecuencias de fingir el orgasmo? ¿Cómo hace sentir a la “simuladora” y cómo hace sentir a su pareja (si lo descubrieran),” finalizó Harris.

Referencias bibliográficas:

Harris, E. A., Hornsey, M. J., Larsen, H. F., & Barlow, F. K. (2019). Beliefs About Gender Predict Faking Orgasm in Heterosexual Women. Archives of Sexual Behavior, 48(8), 2419-2433. https://doi.org/10.1007/s10508-019-01510-2

Thomas, E. J., Stelzl, M., & Lafrance, M. N. (2017). Faking to finish: Women’s accounts of feigning sexual pleasure to end unwanted sex. Sexualities, Vol. 20, pp. 281-301. https://doi.org/10.1177/1363460716649338

Fuente: PsyPost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.