Se estima que en la actualidad hay más de diez mil aplicaciones de salud mental disponibles para Apple y Google Play. Estas herramientas se muestran como alternativas prometedoras por su potencial para ayudar cuando hay crisis, sin embargo no todas cumplen con las pautas y recomendaciones clínicas y muy pocas han sido evaluadas en ensayos clínicos o por organismos reguladores.

De hecho, la mayoría de las aplicaciones móviles (93%) para la prevención del suicidio y el manejo de la depresión no proporcionan las seis estrategias de prevención del suicidio comúnmente recomendadas en las guías clínicas internacionales, informa un estudio dirigido por la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU), Singapur (Martinengo et al., 2019).

Los investigadores destacan la necesidad de un diseño responsable y la creación de directrices para aplicaciones que puedan tener un impacto significativo en la vida de las personas.

Estrategias para la prevención del suicidio

Para prevenir el suicidio, las pautas internacionales del Reino Unido, EEUU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan seis estrategias basadas en evidencia:

  • seguimiento del estado de ánimo y los pensamientos suicidas,
  • desarrollo de un plan de seguridad,
  • recomendación de actividades para disuadir los pensamientos suicidas,
  • información y artículos educativos sobre signos de suicidio,
  • acceso a redes de apoyo, y
  • asesoramiento de emergencia.

La mayoría de las aplicaciones encuestadas en el estudio proporcionaron información de contacto de emergencia y acceso directo a una línea de ayuda de crisis, pero los investigadores descubrieron que menos de uno de cada diez proporcionaba el conjunto completo de estrategias para la prevención del suicidio.

La mayoría de las aplicaciones incluían al menos tres enfoques de prevención del suicidio, más comúnmente información de contacto de emergencia (94% de las aplicaciones probadas), acceso directo a una línea de ayuda de crisis (67%) y educación relacionada con el suicidio (51 %).

Se encontraron números de teléfono de emergencia incorrectos en varias aplicaciones disponibles en todo el mundo. Entre las aplicaciones que proporcionaban información incorrecta había dos que se habían descargado más de un millón de veces cada una.

“Algunos pacientes pueden sentirse más cómodos discutiendo su condición mental online que en persona”, dijo el profesor asociado Josip Car de la Escuela de Medicina Lee Kong Chian (LKCMedicine) en NTU Singapur, quien es Director del Centro de Ciencias de Salud de la Población de NTU.

Artículo recomendado:
El costo de denunciar a un agresor sexual

“También consideran que Internet es accesible, asequible y conveniente. Con las altas tasas de uso de teléfonos inteligentes en todo el mundo, las aplicaciones de salud pueden ser una adición crucial en la forma en que los usuarios manejan su salud y bienestar a escala global “.

“Sin embargo, para que esto se convierta en realidad, el desarrollo y el lanzamiento de aplicaciones de salud deben seguir un modelo transparente y basado en evidencia”, dijo Car, quien también dirige el Centro Colaborador de NTU de la OMS para la Salud Digital y la Educación en Salud.

Aplicaciones analizadas

En este estudio, el equipo dirigido por NTU analizó 69 aplicaciones obtenidas a través de una búsqueda sistemática en la App Store de Apple y Google Play. Un total de 20 eran aplicaciones para el manejo de la depresión y 46 eran aplicaciones para la prevención del suicidio. De las 69 aplicaciones, tres cubrieron ambas condiciones.

Las aplicaciones se identificaron en función de las palabras clave utilizadas para describirlas y se seleccionaron a través de un conjunto de criterios, incluidos los usuarios objetivo indicados, y la provisión de consejos para prevenir intentos de suicidio. Luego, los investigadores evaluaron las aplicaciones contra las estrategias clínicas establecidas en las directrices internacionales, utilizando una serie de 50 preguntas basadas en criterios.

Wong Lai Chun, subdirector principal de Samaritans of Singapore, una organización sin fines de lucro centrada en la intervención en crisis y la prevención del suicidio, desaconsejó la confianza excesiva en las aplicaciones móviles.

“Como el suicidio es un tema complejo y multifacético, la intervención no debe ser reemplazada por aplicaciones móviles, sino más bien, actuar como un complemento del conjunto de recursos existente,” dijo Wong.

“Los resultados del estudio plantearon el preocupante problema de la información inexacta y la falta de garantía de calidad para las aplicaciones que son accesibles al público en general. Es vital que los desarrolladores de aplicaciones móviles se aseguren de que la información en sus aplicaciones se mantenga actualizada,” señaló finalmente.

Referencia bibliográfica:

Martinengo, L., Van Galen, L., Lum, E., Kowalski, M., Subramaniam, M., & Car, J. (2019). Suicide prevention and depression apps’ suicide risk assessment and management: a systematic assessment of adherence to clinical guidelines. BMC Medicine, 17(1), 231. https://doi.org/10.1186/s12916-019-1461-z

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.