Unsplash / Pixabay

En algún momento de nuestra formación académica todos hemos tenido el mismo deseo: poder incorporar conocimientos mientras dormimos. Para nuestra alegría, ya hay gente trabajando en este ámbito: una investigación publicada en la revista Nature Neuroscience muestra que podemos aprender información completamente nueva mientras dormimos.

Anat Arzi del Instituto Weizmann de Ciencia en Rehovot, Israel, y sus colegas utilizaron una forma simple de aprendizaje, llamada ‘Condicionamiento Clásico’, para enseñar a 55 participantes sanos a asociar olores con sonidos mientras dormían.

Los participantes dormidos fueron expuestos repetidamente a olores agradables, como desodorantes y shampoo, y a olores desagradables, como pescado podrido y carne, reproduciéndose un sonido específico para acompañar a cada olor.

Es bien sabido que el sueño desempeña un papel importante en el fortalecimiento de memorias existentes, y este condicionamiento ya era conocido por alterar el comportamiento de olfateo en las personas que están despiertas. Los sujetos olfateaban con fuerza cuando escuchaban un sonido asociado con un olor agradable, y lo hacían débilmente en respuesta a un sonido asociado con un olor desagradable.

Las últimas investigaciones muestran que el condicionamiento durante el sueño persiste incluso después de levantarse, haciendo que olfateen de forma fuerte o débil al oír el tono relacionado (incluso si no había olor alguno). Los participantes eran completamente inconscientes de que habían aprendido la relación entre los olores y los sonidos. El efecto se observó independientemente de cuando el condicionamiento se hizo durante el ciclo del sueño. Sin embargo, las respuestas de olfateo fueron ligeramente más pronunciada en los participantes que aprendieron la asociación durante la etapa del movimiento rápido de los ojos (REM), que normalmente se produce durante la segunda mitad de una noche de sueño.

El poder de la Almohada

Arzi piensa que es probable que podamos aprender información mucho más compleja mientras dormimos. “Esto no quiere decir que si uno deja sus tareas bajo la almohada, las sabrá en la mañana”, dice ella. “Habrán límites claros sobre lo que podemos aprender mientras dormimos, pero especulo que estarán más allá de lo que hemos demostrado”.

En 2009, Tristán Bekinschtein, neurocientífico del Consejo de Investigación Médica de Cognición del Reino Unido y de la Unidad de Ciencias del Cerebro de Cambridge, y sus colegas reportaron que algunos pacientes que están mínimamente consciente o que están en un estado vegetativo pueden ser condicionados clásicamente a parpadear en respuesta a un soplo de aire en sus ojos. Respuestas condicionadas tales como esta, podrían ayudar a los médicos a diagnosticar estas afecciones neurológicas, y a predecir qué pacientes podrían recuperarse posteriormente. “Queda por ver si las redes neuronales implicadas en el aprendizaje durante el sueño son similares a las empleadas durante la vigilia”, dice Bekinschtein.

Los hallazgos de Arzi y sus colegas también podrían ser útiles para estos fines, y podría llevar a ‘terapias de sueño’ que ayudan a modificar el comportamiento en condiciones como la fobia.

“Ahora estamos tratando de implementar alguna utilidad para la modificación del comportamiento a través del aprendizaje durante el sueño”, dice Arzi. “También queremos investigar los mecanismos cerebrales involucrados y el tipo de aprendizaje que usamos en otros estados de alteración de la conciencia, como el estado vegetativo y el estado de coma.”

Fuente: How to learn on your sleep.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.