-Disculpe ¿qué es ACT?

– Ante todo, buenas tardes. Por favor, pase, haga de cuenta que está en su casa. ACT designa a “terapia de aceptación y compromiso”(Acceptance and Commitment Therapy, en inglés). Eso sí, no lo pronunciamos como un acrónimo (A-C-T), sino como una sola palabra: act.

SPONSOR EXCLUSIVO

 -Pero no me está respondiendo, ¿qué demonios es ACT?

-A eso iba, tenga paciencia. ACT es un modelo de psicoterapia basado en el análisis conductual clínico, es decir, una forma de conceptualizar el sufrimiento humano y lo que comúnmente se denominan trastornos psicológicos, tales como la ansiedad, el pánico, la depresión, etc. Implica pensar las causas del sufrimiento humano, y consecuentemente, ciertas maneras de ayudar a las personas a vivir una vida más valiosa.

 -¿Dijo usted “conductual”? ¿Eso no es conductismo, los que dicen que somos como el perro de Pavlov, fríos y sin alma?

-Mmm, sí, y no del todo. Las tendencias conductuales han sido casi completamente condenadas en este país, pero esto no es así en todo el mundo. El conductismo se basa en una rica tradición filosófica y de investigación. En breve, digamos que conceptualizamos la conducta como todas las acciones de una persona (y esto tambien incluye los pensamientos y emociones), pero no le asignamos estatus causal: las causas están el contexto, en el ambiente: un pensamiento es sólo un pensamiento, una emoción es sólo una emoción. Sencillo como parece, esto lleva a un enfoque fuertemente humanista y compasivo, que pone énfasis en los valores, la empatía y la aceptación.

 -Entonces, ¿qué ocasiona el sufrimiento humano según ACT?

-De acuerdo al modelo, la mayor parte del sufrimiento es fruto del lenguaje y el pensamiento. Esto no quiere decir que el lenguaje o el pensamiento sean algo indeseable: nos permiten planificar nuestra siguiente acción, encontrar soluciones a problemas prácticos, transmitir experiencias y aprendizajes. Pero también nos permite imaginarnos nuestra propia muerte o la de seres queridos, sufrir por eventos desagradables que aún no se han producido, considerarnos “defectuosos”, y la lista sigue… Y como consecuencia de esto, podemos intentar no sentir o no pensar en esos contenidos dolorosos, y comenzar a realizar las actividades más diversas para mantenernos alejados de nuestras experiencias internas(emociones, pensamientos, sensaciones físicas): consumir drogas (legales o las otras), ver televisión para distraernos, evitar ir a ciertos lugares. Nuestra vida se vuelve cada vez más acotada y rígida, y lo que es importante para nosotros es puesto en espera, mientras luchamos con nuestras emociones o pensamientos.

 -Ya veo..¿y qué hacemos con eso?

-Supongo que usted se refiere al tratamiento. ACT es acerca de dejar ir la lucha con las experiencias internas. Es la parte de “Aceptación” del modelo. Y con esto no quiero decir resignación, que se parece más a bajar los brazos y darse por vencido, sino a abrirse y estar dispuesto a experimentar lo que sea que surja como consecuencia de ponerse en movimiento. La otra parte del modelo es la parte del “Compromiso”, es decir, actuar de acuerdo a lo que es importante para nosotros, a lo que elegimos y sostenemos como importante para nuestra vida. A esto último lo denominamos “Valores”.

Artículo relacionado:
(PDF) Avances en la evaluación de los síntomas negativos en el síndrome psicótico

 -Suena un tanto místico…

-Sí, puede sonar así. Sin embargo, ACT es un modelo psicoterapéutico que proviene del conductismo radical, con una fuerte tradición en investigación. ACT se ha desarrollado en base a la investigación en psicología básica, y su eficacia ha sido investigada en una gran cantidad de contextos y síntomas psicológicos: el primer ensayo controlado aleatorio fue en 1986, sobre depresión, y desde entonces se ha investigado y aplicado en ansiedad, problemas de alimentación, conductas de riesgo, tabaquismo, adicciones, manejo de diabetes, manejo de síntomas epilépticos, obsesiones, fobias… y un larguísimo etc. Sin embargo, la evidencia aún es preliminar, y quedan muchas preguntas por responder. En la sección de Links puede encontrar referencias a sitios web con más información concreta sobre el modelo.

 -Pero en concreto, ¿qué pasa en una sesión de ACT?

-Me resulta curioso, usted parece hacer siempre las preguntas que ando queriendo responder… en fin…Concretamente, en una sesión de ACT un terapeuta utiliza ejercicios experienciales, ejercicios de meditación (lo llamamos “mindfulness” o “atención plena”, pero eso se lo explico otro día), metáforas e historias. No habla todo el tiempo, pero sí suele hablar más que otros tipos de terapeutas. Incluso puede llegar a utilizar dibujos, tareas escritas, gráficos, etc. Casi cualquier cosa que usted pueda imaginar… y un par de cosas que usted no se imaginaría. El objetivo principal, como le dije antes, es que uno deje de luchar con las experiencias internas y se ponga en marcha hacia lo que elige como importante para su vida. Y le aseguro, cuando uno deja de luchar, cosas interesantes comienzan a suceder.

 -¿Y cómo se forma un terapeuta ACT?

-Bueno, más o menos de la misma manera en que trabaja con un paciente, realizando talleres experienciales en los que se utilizan ejercicios experienciales, metáforas e historias- sólo que además se lee una tirada de libros como de acá hasta la mesa. Los terapeutas cargan los mismos sufrimientos que los pacientes, por eso suelen decir que un terapeuta ACT se parece más a un compañero de viaje que a un guía experto. Sólo que este compañero de viaje se ha robado un mapa en la última estación de servicio, y conoce algo del camino.

 -¿Y ustedes forman terapeutas y atienden pacientes?

-Así es, y también hacemos unas pastafrolas estupendas. Los terapeutas del grupo ACT pertenecemos a otros equipos, desde otros modelos de psicoterapia, tales como DBT, Activación Conductual, Terapia Cognitivo Conductual, entre otros. Si quiere saber un poco más de todo esto, visitenos en www.grupoact.com.ar o déjenos un comentario en los posts de psyciencia, le aseguro que nos encanta recibir consultas, pedidos e intentos de extorsión.

 -Gracias, quizá lo haga

Ejem… la parte de la extorsión fue una broma… Pero vaya, que tenga un buen día, deje la puerta abierta al salir, por favor.

 

Publicado originalmente en www.grupoact.com.ar

Avatar
Psicólogo y profesor, atiende pacientes y cuando le queda tiempo libre escribe información biográfica en tercera persona en Psyciencia. Demasiado online para su propio bien, está siempre dispuesto a sostener discusiones sobre psicología o Star Wars, dependiendo de la hora.Miembro de la Association for Contextual Behavioral Science (http://contextualscience.org/user/fabian_maero( y del grupo ACT Argentina (www.grupoact.com.ar), intenta difundir terapias que funcionen y sean adecuadas en el contexto sudamericano; pese a esto, dicta regularmente talleres y cursos para psicólogos.

2 COMENTARIOS

  1. No entendí, en un parrafo dice que las causas del sufrimiento están en el lenguaje y el pensamiento. Y en el siguiente parrafo dice que los estados internos no tienen influencia causal alguna sino que es el contexto el que lo tiene…

  2. Hola Horatius, gracias por tu pregunta, es un buen punto el que señalás.

    Lo que sucede es que el parrafo que se refiere a que las causas están en el contexto es referido al conductismo en general, y el otro se refiere a la teoría de ACT sobre el sufrimiento. Quizá la forma de redacción del artículo (dirigida a un público general, no técnico), haya contribuido a esa aparente contradicción en el texto.

    Concretamente, se requiere un contexto preciso para que el lenguaje (lenguaje y pensamiento son la misma cosa desde esta perspectiva), genere o amplifique sufrimiento: es lo que se denomina “contexto de literalidad”, fruto de una cierta historia de aprendizaje y determinado ambiente actual. No basta con el lenguaje, sino que se requiere que el entrenamiento al adquirir el lenguaje permita la transformación de la función de los estímulos recibidos. Es decir, no es el hecho de tener un pensamiento determinado, sino el contexto que soporta actuar literalmente frente a ese pensamiento, lo que puede generar o amplificar el malestar.

    Por ejemplo, “me voy a volver loco”, es en sí un pensamiento que cualquiera puede tener en un día muy cargado en el trabajo, pero que dificilmente se tome en sentido literal ni se actúe en base al mismo(no iríamos a consultar al psiquiatra inmediatamente, digo). Ahora bien, bajo un contexto distinto, como por ejemplo, una persona que sufre de ataques de pánico, “me voy a volver loco”, es tomado literalmente, y deriva en acciones concretas, que emergen de la funcion que ese pensamiento tiene para esa persona en ese momento.

    En sentido estricto, la causa es siempre contextual (historia de aprendizaje más ambiente), y las intervenciones desde ACT también lo son, dirigidas a disminuir el impacto de ese contexto de literalidad, a “aflojar” el impacto del lenguaje sobre los seres humanos.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.