Muchos consultantes pueden sentir temor o preocupación de no molestar u ofender a su psicólogo a la hora de transmitir abiertamente su insatisfacción por algo que les molestó de la terapia o del terapeuta. Es fundamental recordar que la relación terapéutica es un tipo de relación unilateral en la que el psicólogo está a disposición del consultante y centra toda su energía para ayudarlo a afrontar los problemas que lo trajeron a la terapia. La consulta se convierte en un espacio seguro, privado, único, irrepetible y exclusivo para que el consultante pueda mejorar, no para que el terapeuta se sienta bien o busque su propio bienestar.

El New York Times publicó esta semana un breve artículo escrito por dos psicólogos clínicos con recomendaciones muy precisas para ayudar a los consultantes a dar feedback a sus terapeutas y expresar cuando no están conformes o se sienten molestos. En Psyciencia hicimos una traducción y adaptación de este artículo:

SPONSOR EXCLUSIVO

Sé directo cuando te preocupa o molesta algo

En el 2016 la revista académica Counseling Psychology Quarterly publicó un estudio que encontró que el 72.6% de los pacientes le había mentido a su psicólogo sobre su experiencia en la terapia. Entre las mentiras más frecuentes estaban: pretender que estaban de acuerdo con las sugerencias y actividades que el terapeuta propuso, pretender que el tratamiento había sido útil y habían ocultado sus opiniones sobre el terapeuta (Blanchard and Farber 2016).

La evitación y el ocultamiento de información por parte del paciente puede obstaculizar seriamente la efectividad del tratamiento y el bienestar del consultante.

No temas transmitir tu insatisfacción cuando las recomendaciones de tu psicólogo no son útiles, cuando tienes alguna preocupación sobre el tratamiento, cuando el terapeuta habla excesivamente de sí mismo o de sus propias experiencias, cuando no explica cómo se desarrollará el tratamiento o cuando te sientes ofendido por algún comentario que hizo el terapeuta.

Por ejemplo, puedes decir: “me siento molesto/herido por lo que acabas de decir”, o cuando comparte demasiada información personal y no da espacio para que puedas hablar, puedes decir: “prefiero que en este momento nos concentremos en mi y no tanto en tus historias personales.”

Analiza la respuesta del terapeuta

Los terapeutas somos humanos, no somos perfectos y sabemos que podemos cometer errores en el proceso terapéutico, por eso deberíamos ser receptivos con al feedback de los pacientes. Con esta información no sólo podemos mejorar la terapia, sino también abrir una oportunidad para que el consultante practique habilidades de comunicación y coraje. Al proporcionar un ambiente abierto y franco, el terapeuta está abriendo el camino para mejorar las relación terapéutica y colaborativa. En cambio, el terapeuta puede hacer más daño si su respuesta es defensiva, iracunda o cuestiona al paciente por transmitir su feedback. Si este es el caso, entonces es mejor que el consultante busque un terapeuta diferente.

Artículo relacionado:
Estudiantes de medicina, burnout y alcoholismo

Busca una solución colaborativa

Una vez que el consultante ha podido expresar sus preocupaciones, es importante que, en conjunto con el terapeuta, puedan buscar soluciones a los problemas u obstáculos del tratamiento. Para hacer esto el terapeuta podría validar la preocupación, enojo y frustración del paciente y aprovechar esta oportunidad para mejorar la relación terapéutica y trabajar en pos de los objetivos establecidos. Al recibir feedback el terapeuta también puede aprovechar la oportunidad para reforzar el hecho de que el paciente está en su completo derecho de compartir sus molestias o preocupaciones.

Revisa los objetivos

El tratamiento psicológico conlleva modificar ciertos patrones de conducta que pueden estar muy arraigados en los consultantes. Muchas veces la terapia puede tomar tiempo y esfuerzo. Esto puede disparar aún más la preocupación y ansiedad del consultante, aún después de haber compartido su feedback con el terapeuta.

Una práctica muy saludable dentro del proceso terapéutico es que en conjunto se puedan revisar los objetivos que se acordaron cuando el psicólogo planteó el plan de tratamiento y que se evalúe qué tan efectivo y útil ha sido para el consultante. En estos casos el consultante puede decir: “Me gustaría revisar mi progreso en la terapia” o “¿te puedo decir en el futuro si no me siento comprendido?”

Fuente: The New York Times

Referencias bibliográficas:

Blanchard, Matt, and Barry A. Farber. 2016. “Lying in Psychotherapy: Why and What Clients Don’t Tell Their Therapist about Therapy and Their Relationship.” Counselling Psychology Quarterly. https://doi.org/10.1080/09515070.2015.1085365.

Artículos recomendados:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.