SeaweedJeezus / Pixabay

Las leyes de consumo de marihuana con fines medicinales en los Estados Unidos estarían directamente relacionadas con un aumento durante los años 2004-2013 del uso de marihuana en adultos de 26 años en adelante. A esta conclusión nos lleva un estudio publicado por la revista Prevention Science donde se describen los hallazgos encontrados luego de analizar los datos de la Encuesta Nacional Sobre Uso de Drogas y Salud. 

Sponsor exclusivo

En los estados con leyes de marihuana medicinal, el uso diario en adultos masculinos mayores de 26 años aumentó de 16.3% a 19.1%, y en las mujeres, de 9.2% a 12.7%.

Entre los hombres del mismo rango de edad, se vio también un incremento en el consumo de 7.0% antes de que las leyes fueran admitidas a 8.7% luego de su aprobación, mientras que para las mujeres el aumento fue de 3.0% antes a 4.3% después.

El estudio, que buscó determinar el impacto de las leyes en el consumo de marihuana en jóvenes y adultos, no encontró que las legislaciones afectaran de manera significativa el uso de la sustancia en adultos jóvenes (18 a 25 años), aunque sí identificó un aumento en el consumo diario de los hombres de este rango de edad (uno de cada cinco dijo consumir todos los días en los estados con leyes de uso medicinal).

Además, el estudio encontró que el uso diario fue en general más alto entre las personas de entre 18 y 25 años en comparación con las personas entre 12 y 17 años y las personas de 26 años o más, independientemente de las leyes estatales sobre la marihuana. Para Christine Mauro, especialista en bioestadística y autora principal del estudio, estas cifras son preocupantes ya que el consumo diario de marihuana podría ocasionar problemas de salud en vista de que el cerebro “no madura por completo hasta los 25 años”. 

El aumento en las tasas de consumo genera preocupación respecto a un posible aumento en el uso intensivo y el trastorno por consumo, sobre todo cuando estudios previos indican que 3 de cada 10 consumidores de marihuana cumplen los criterios para el diagnóstico de abuso y dependencia del DSM-IV.

“Dado el impacto que el trastorno puede tener en los individuos, las familias y la sociedad, el uso de marihuana debe seguir siendo monitoreado” (christine mauro) 

Mauro considera que, a medida que más estados aprueben leyes para el uso de marihuana con fines terapéuticos o recreativos, será necesario examinar cómo los cambios en la legislación contribuyen a su vez a cambios (aumento o disminución) en el consumo.

Los investigadores analizaron los datos de las encuestas a nivel estatal de la Encuesta nacional sobre consumo de drogas y salud para los años 2004-2013, que incluyeron a más de 17.500 jóvenes (12-17 años), 17.500 adultos jóvenes (18-25 años), y 18.800 adultos de 26 años o más por año estudiado. Desde 1996, más de la mitad de los Estados Unidos ha aprobado leyes sobre marihuana medicinal, con 28 estados que legalizan el uso de marihuana medicinal a partir de noviembre de 2016; ocho estados han legalizado la marihuana recreativa.

Los investigadores encontraron que el uso individual de marihuana durante el año 2016 aumentó entre todos los adultos mayores de 26 años en estados con leyes de marihuana medicinal, pero no se encontró ningún aumento en el diagnóstico de trastorno por consumo. Mauro opina que esto podría deberse a que no ha transcurrido el tiempo necesario para observar cambios significativos en los subgrupos de edad-género.

Fuente: Science Daily; Prevention Science 

Comparte tu opinión