Todos están hablando de Dafne Almazán, la niña mexicana que con tan sólo 13 años se convertirá el próximo mes (Agosto) en la psicología más joven del mundo. Y no es para menos, Dafne es una niña superdotada que terminó la primaria a los 6 años de edad, un año después la secundaria y a los 10 empezó la universidad. Ella obtendrá su licenciatura en psicología por el reconocido Instituto Tecnológico de Monterrey.

La adolescente decidió estudiar psicología porque quiere ayudar a los niños superdotados. ¨Quiero que mi historia abra nuevas puertas a los niños y romper mitos de que no tenemos infancia¨, dijo en una entrevista para la BBC.

SPONSOR EXCLUSIVO

Dafne estudia mucho y su día está lleno de actividades: estudia para su licenciatura, practica taekwondo, pinta al óleo, toca el piano y da clases de mandarín a otros niños. Pero también disfruta de su tiempo para divertirse con sus amigas, ver películas, jugar y hace todo tipo de actividades normales.

Dafne también forma parte del Centro de Atención al Talento (CEDAT), una institución fundada por sus padres cuando enfrentaron problemas de diagnósticos erróneos de su hermano mayor, Andrew Almazán, quien también es superdotado y psicólogo.

El padre de la familia, Asdrúbal Almazán, explicó:

“Nos costó trabajo el primero, Andrew. Fue el encontrarse sin respuestas, pensar que tenemos un hijo diferente y que no tenía cabida en ningún lugar, esa fue la razón para abrir el centro, para poder atender a niños que, como él, aprenden muy rápido y no tienen las personas adecuadas para guiarlos y ver cómo sufren por la situación de que son diferentes.”

¿Qué significa ser superdotado?

La OMS declara que las personas con puntajes mayores a 130 en el coeficiente intelectual son superdotados intelectuales. Según los datos del CEDAT estos son algunos de sus rasgos:

  • Hiperactividad, que disminuye al presentarse una tarea demandante o de interés para el niño.
  • Aprendizaje rápido.
  • Distraído (por la hipersensibilidad de los sentidos), aunque con la capacidad de aprendizaje sin prestar atención.
  • Interviene en pláticas de adultos y puede comprenderlas.
  • Le gusta conversar con gente mayor que él.
  • Continuamente arma objetos o estructuras.
  • Tiende a querer imponer sus reglas.
  • Sensible en el área emocional.
  • Tiene baja tolerancia a la frustración, lo que genera una búsqueda incansable por conseguir siempre sus objetivos.
Artículo relacionado:
El estrés disminuye nuestra capacidad para detectar nuevos peligros

La nota sobre Dafne Almazán fue publicada por la BBC mundo y puedes leerla aquí.

Artículo relacionado: La paradoja de la inteligencia superior