Kanner, en 1943, y Asperger, en 1944, publicaron sendos artículos que se han considerado las primeras descripciones del autismo. A Kanner se le atribuye el mérito de haber sido el primero en reconocer dicha entidad y a Asperger se le asigna la identificación de una forma de autismo, más leve, que se ha denominado síndrome de Asperger.

La publicación de Kanner tuvo una relevancia importante en el desarrollo de la conceptualización del autismo por el hecho de haberse editado en Estados Unidos, donde alcanzó una gran difusión en el campo de la psiquiatría infantil. Por el contrario, el trabajo de Asperger, escrito en alemán durante la época del nazismo, fue prácticamente ignorado hasta pasadas casi cuatro décadas. La recopilación de datos históricos, en gran parte recogidos por Silberman, revela que Kanner conocía de primera mano el trabajo sobre el autismo que Asperger había iniciado diez años antes.

Artículo relacionado:
Todo lo que necesitas saber sobre el sueño

Por otro lado, una relectura y análisis de las publicaciones pioneras pone en evidencia que las aportaciones de Asperger son plenamente vigentes, hasta el punto de haber intuido una etiología poligénica compleja y de encajar plenamente con el trastorno del espectro autista del DSM-5.

Autores:Josep Artigas-Pallarés, Isabel Paula-Pérez

Descarga el artículo completo en formato PDF.

Fuente: Neurología

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.