Investigadores descubrieron que el consumo excesivo de alcohol entre los adolescentes estadounidenses disminuyó significativamente entre 1991 y 2018. Sin embargo, los síntomas depresivos han aumentado considerablemente desde 2012 (Keyes, Hamilton, Patrick, & Schulenberg, 2019).

“La comorbilidad de la depresión y el consumo de alcohol es uno de los pilares de los hallazgos de la epidemiología psiquiátrica, hasta ahora. Nuestros resultados sugieren que debemos repensar las conexiones entre la salud mental y el alcohol entre los jóvenes,” dijo la Dra. Katherine M. Keyes, profesora asociada de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Columbia Mailman.

Sponsor exclusivo:

Los investigadores examinaron datos de las encuestas “Monitoreo del futuro:” fueron recolectados desde 1991 hasta 2018, y participaron 58.444 adolescentes de 12º grado que asistían a la escuela, en EEUU.

El consumo excesivo de alcohol se midió con más de cinco bebidas durante las últimas dos semanas. Los síntomas depresivos se midieron en función de estar de acuerdo o en desacuerdo con las afirmaciones de que la vida no tiene sentido o no tiene esperanza.

La relación entre los síntomas depresivos y el consumo excesivo de alcohol disminuyó en un 16% entre 1991 y 2018; en un 24% para las niñas y un 25% para los niños. No había habido una relación significativa entre los síntomas depresivos y el consumo excesivo de alcohol entre los niños desde 2009; entre las niñas, la relación ha sido positiva durante la mayor parte del período de estudio.

Artículo relacionado:
Las escuelas deberían enseñar a los niños a contar con los dedos

Los investigadores creen que los resultados sugieren un cambio dinámico y un “desacoplamiento” esencial de la relación entre el consumo excesivo de alcohol y los síntomas depresivos.

“Aunque la comorbilidad entre el consumo de alcohol y la salud mental es compleja, el panorama de la experiencia adolescente está cambiando en formas que pueden afectar tanto el consumo como la salud mental”, observó Keyes.

“La relación entre el uso de sustancias y la salud mental puede necesitar ser reconceptualizada para la investigación en curso y futura,” concluyó.

Referencia bibliográfica:

Keyes, K. M., Hamilton, A., Patrick, M. E., & Schulenberg, J. (2019). Diverging Trends in the Relationship Between Binge Drinking and Depressive Symptoms Among Adolescents in the U.S. From 1991 Through 2018. Journal of Adolescent Health. https://doi.org/10.1016/j.jadohealth.2019.08.026

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.