Miedo
FrankWinkler / Pixabay

En un reciente número de la revista Nature Neuroscience se expone una investigación bastante llamativa. Según los autores, sus datos ofrecen las primera evidencia de que la técnica de exposición durante el sueño podría reducir fobias (miedo irracional y excesivo) y síntomas del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).

La técnica de exposición consiste en que las personas deben abordar gradualmente las experiencias temidas hasta que aprendan a no reaccionar de forma exagerada. Pero al estar conscientes de tener que enfrentarse a sus miedos, muchos pacientes se niegan siquiera a intentarlo. Sí la nueva técnica de exposición durante el sueño funciona, entonces más personas podrían beneficiarse de la terapia.

“[La terapia de exposición] es extremadamente estresante, especialmente al inicio. Es muy eficaz para las fobias específicas y no tan buena para el estrés postraumático. Puede ser un proceso muy difícil, así que cualquier cosa que podamos hacer para mejorarla será buena”, dijo Katherina Hauner, directora de la investigación.

Desarrollo de la investigación

El estudio contó con 15 participantes a quienes se les aplicó pequeñas, pero incómodas, descargas eléctricas cada vez que se le mostraban imágenes de rostros de hombres particulares, esto provocó una respuesta de miedo. Cada imagen fue acompañada por un olor recurrente que los participantes habían elegido porque no tenía asociaciones emocionales previas (los olores están especialmente vinculados con memorias y sentimientos). Los científicos intencionalmente eligieron los olores que normalmente no activan los nervios del dolor, como el fuerte olor a menta, que puede despertar a las personas.

Artículo relacionado:
El sentido del humor: un recurso más en nuestra caja de herramientas

Luego, los sujetos tomaron una siesta. Mientras ellos estaban dormidos, los investigadores re-introdujeron repetidamente los olores, incluyendo los relacionados con los rostros y las descargas eléctricas.

La respuesta de miedo se había reducido mientras dormían.

Era obvio que los olores afectaban a los durmientes. Cuando los sujetos eran expuestos a los olores relacionados con el miedo, la conductancia de la piel, que mide la excitación emocional, se disparó. Sin embargo, con la exposición repetida, esta respuesta disminuyó. Cuando los participantes se enfrentaron a las imágenes de miedo después de su siesta, eran menos propensos a temerles. En otras palabras, la respuesta de miedo se había reducido mientras dormían. Y mientra más se repetía esto (exposición al olor mientras dormían), menos miedos tenían cuando se despertaban.

Los investigadores aclaran que esta técnica todavía no está lista para su uso clínico. Y alientan a otros científicos a realizar investigaciones más profundas, que permitan en un futuro añadir esta técnica a la terapia de exposición, que es el tratamiento más eficaz para las fobias y para el TEPT.

¿Por qué el dormir en una experiencia terrible podría disminuir su poder?

Los investigadores creen que una de las funciones del sueño consiste en consolidar los recuerdos para que puedan ser almacenados y hacer espacio para los nuevos recuerdos.

Artículo relacionado:
La mejor manera de hablarle a los niños para mejorar su lenguaje

La emoción es uno de los elementos de la memoria y marca los recuerdos que deben permanecer y los que deben archivarse. Sin embargo, estos pueden ser cambiados sutilmente cada vez que un recuerdo es traído a la consciencia, recordado y almacenado nuevamente. Es por eso que una experiencia inconsciente (como oler un aroma durante el sueño) puede cambiar la forma de la memoria, por lo que su intensidad emocional (en este caso la respuesta de miedo) puede ser atenuada para que la próxima vez que se active sea menos potente emocionalmente.

El sueño tiende a
reducir la intensidad emocional de los recuerdos.

Otras investigaciones sugieren que el sueño tiende a reducir la intensidad emocional de los recuerdos: “En general, la idea es que tal vez el sueño ayuda a incrementar nuestra memoria pero reduce nuestras preocupaciones”, explicó Bjorn Rasch, profesor de Psicología Cognitiva de la Universidad de Fribourg, quien no estuvo involucrado en el estudio.

Esta es la primera investigación que logra demostrar empíricamente que los recuerdos emocionales pueden ser manipulados durante el sueño. Quizás en un futuro próximo podremos ofrecerle una terapia de exposición durante el sueño a las personas que han intentado recurrentemente exponerse a su fobia y no lo han logrado.

Fuente: Healthland
Imagen: RelaxingMusic (Flickr)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.