Al final de mis series favoritas, Mad Men, Breaking Bad y The Office me pregunto ¿y ahora qué hago? A veces  bromeo con que estoy experimentando una crisis existencial por la salida de algún personaje o por la espera para el inicio de una nueva temporada. Es muy  posible que también te sientas identificado con esta situación y te preguntes  “¿por qué me sucede esto?” ¿Es probable que suframos de angustia por una serie de TV?  ¿Qué nos dicen las investigaciones al respecto?

El año pasado fue  publicado un estudio que examinó cómo los estudiantes universitarios reaccionaron cuando sus programas de televisión fueron pausados o cancelados durante la recordada huelga de guionistas en el 2007-08.

SPONSOR EXCLUSIVO

¿Cómo se desarrolló la investigación?

Emily Moyer-Gusé  y Julie Lather, realizaron la investigación con estudiantes de la Universidad del estado de Ohio y publicaron los resultados en el Journal Mass Communication and Society (Revista de Comunicación de las Masas y sociedad). El estudio involucró a 403 sujetos que, durante la huelga de los guionistas, habían completado un cuestionario online. Se les preguntó sobre cuán seguido veían televisión, cuán importante era para ellos y las razones para ver sus series favoritas.

También se diseñó un grupo de preguntas para determinar el nivel de cercanía que sentían los participantes con los personajes de sus series de televisión favoritas,  por ejemplo los sujetos tenían que elegir, en una escala del 1 al 5, en qué grado estaban de acuerdo con la siguiente declaración: “Mi personaje favorito me hace sentir cómodo, es como si fuera mi amigo”.

Así mismo se les formularon varias preguntas para evaluar el nivel de angustia que  sentían los sujetos, como resultado de la interrupción de su programa favorito. Los participantes debían elegir en la misma escala, el grado de acuerdo con la siguiente declaración: “ahora que mi programa de televisión está fuera de aire, me siento más solo.”
Y finalmente, se les preguntó qué actividades utilizaban para llenar el tiempo libre que había dejado su programa de TV.

¿Cuáles fueron los resultados?

Los resultados revelaron que los programas de televisión juegan un rol importante en la vida de algunos sujetos, particularmente aquellos que usan la televisión como compañera y aquellos que sienten una fuerte relación con alguno de los  personajes.

“El nivel de angustia que sintieron los participantes también depende del porque ellos miran televisión. Las personas que utilizan la televisión como compañía son las que más experimentan angustia cuando pierden sus programas de TV favoritos ”, aseguró Moyer-Gusé.

Un punto importante de los resultados fue que la mayoría de las personas no hicieron nada diferente con su tiempo libre en el momento que se les preguntó qué actividades incrementaron cuando la huelga empezó; el 50% de los sujetos dijo que verían las repeticiones de sus programas favoritos y el 40% dijo que pasarían más tiempo en Internet. Solo el 15% de los participantes sostuvo que pasaría más tiempo ejercitándose y el 18% dijo que pasaría más tiempo con sus amigos y familia.

Las personas que dijeron que miraban televisión para pasar el tiempo, no estaban tan molestos por la huelga en comparación a las personas que dijeron que utilizaban la televisión para relajarse, buscar compañía o escapar de algún problema.

¿Existen diferencias en los niveles de angustia y estilos de afrontamiento según el género de los televidentes?

Las mujeres en general reportaron relaciones más profundas con los personajes de sus series favoritas. Esto nos podría hacer pensar que las mujeres experimentaron más angustia que los hombres, pero los resultados demostraron que no existen diferencias de género en los niveles de angustia causados por la huelga de escritores.

Los resultados evidenciaron las diferencias en los estilos de afrontamiento. Las mujeres eran más propensas que los hombres a pasar más tiempo en actividades sociales, lo que podría ayudarlas a afrontar la angustia.

“Sabemos que las mujeres y los hombres afrontan diferente la ruptura de una relación y esa diferencia tal vez se traslade a las relaciones que mantienen con los personajes de televisión” , aseguró Moyer-Gusé.

La investigación sugiere que algunos televidentes mantienen una relación muy parecida entre los personajes de sus programas favoritos y sus amigos reales. Pero según los autores de la investigación esta analogía no debería ser llevada muy lejos.

Concluyó Moyer-Gusé:

“Mientras algunos participantes sintieron angustia al perder sus series de TV favoritas, esta angustia no es comparable con la angustia experimentada ante una verdadera pérdida”.

Una observación importante de la investigación es que la muestra estuvo compuesta sólo por estudiantes universitarios, quienes normalmente tienen muchas opciones de entretenimiento. Los niveles de angustia tal vez sean aún mayores para algunos grupos de personas, como los adultos mayores, quienes dependen más de la televisión para el entretenimiento y compañía.

Fuente : ResearchNews 
Imagen: Breaking Bad

2 COMENTARIOS

  1. A mi me pasa, de sentir un poco de tristeza cuando se acaba la serie más que cuando se acaba la temporada…menos mal que hay millones de series para ver! jaj

  2. Si es cierto, David escribe mucho y por eso al ver el articulo tan largo, les dejo una imagen para resumir uno de los capitulos de semejante libro…….bromeo jajajaja estan muy cool los articulos felicidades….Y LEAN bastante (no es valido para ninguno de los colaboradores ya que se que leen de mas) saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.