Greg Ruffing/Wired

El iPad tiene muchos beneficios. Lo podemos usar con fines educativos, de entretenimiento, como herramienta de trabajo, pero creo que ninguno de nosotros había pensado que podría usarse como sedante en niños.

No es que se administre una dosis de iPad a los niños, sino que en la Convención Mundial de Anestesiólogos realizada en Hong Kong, se presentó una impresionante investigación que evaluó el poder del iPad para reducir la ansiedad de los niños antes de ser sometidos a una cirugía que requería de anestesia general y sus resultados sugieren que podría ser incluso más poderoso que los sedantes convencionales aplicados en estas situaciones y que la satisfacción parental y la calidad de la inducción de la anestesia fue mayor en los niños que usaron iPads.

En dicha investigación se comparó el efecto del midazolam, un popular sedante utilizado en las etapas previas a la anestesia y el efecto del iPad cargado con juegos apropiados para la edad de los niños (4-10 años). En el grupo que recibió el sedante habían 54 niños participando y en el grupo del iPad habían 58 niños. Todos fueron seleccionados al azar. Se evaluó la ansiedad de los niños y de sus padres a través de dos escalas estandarizadas en etapas pre y post anestesia, también se consideró la calidad de inducción a la anestesia a través de una escala completada por las enfermeras y por último se evaluó los cambios conductuales postoperatorios a través de un cuestionario estandarizado.

Artículo relacionado:  Inseguridad alimentaria y estrecha relación con los problemas de salud mental

Al completar la fase de evaluación, los investigadores encontraron que tanto los niveles de ansiedad de los padres como el de los niños y el patrón de evolución era similar en ambos grupos. Sin embargo, la calidad de la inducción de la anestesia, así como también la satisfacción parental fue mejor en el grupo que usó el iPad o cualquier otra tablet que puede reducir el estrés al que son expuestos los niños.

Fuente: ScienceDaily