Cannabis / Cortesía de Pexels

Una nueva investigación proporciona evidencia sobre la dependencia al cannabis y su relación como una “actividad alterada” en el cuerpo cuando se recibe un estímulo socialmente gratificante, o recompensa social.

Las recompensas sociales (como los abrazos, la atención y los elogios) se caracterizan por ser más fáciles de conceder que las recompensas materiales, debido a su caracter de inmediatez y gratuidad. También se pueden administrar con mayor frecuencia para reforzar comportamientos deseados.

SPONSOR EXCLUSIVO

Según el estudio, publicado en la revista European Neuropsychopharmacology,“las teorías actuales de la adicción proponen que el uso repetido de drogas conduce a cambios duraderos en los procesos motivacionales mediados por las adaptaciones inducidas por las drogas en los sistemas de recompensa cerebral, particularmente en el cuerpo estriado”.

Se ha sugerido que el uso repetido de drogas conduce a una reacción alterada de los núcleos estriados hacia la droga y las señales se combinan repetidamente con el uso de drogas a expensas de la reactividad a las recompensas naturales. “Esto también resuena con la experiencia clínica: a menudo es muy difícil establecer actividades no gratificantes de drogas en poblaciones dependientes de drogas para establecer fuentes alternativas de recompensa”, explica el coautor del estudio, Benjamin Becker, de neuSCAN Lab y la Universidad de Ciencia y Tecnología Electrónica de China.

“Estudios anteriores habían demostrado una reacción alterada del cuerpo estriado hacia las recompensas monetarias en los consumidores de cannabis. Sin embargo, el dinero representa una recompensa aprendida y puede haberse asociado con la compra de medicamentos. En contraste, la mayoría de las recompensas naturales son de naturaleza social, por ejemplo, un toque interpersonal agradable o ver a una persona atractiva”, explicó Becker.

“Curiosamente, estos dos factores interactúan. Un estudio previo informó que la actividad placentera y de recompensa del contacto interpersonal depende en gran medida del sexo de la persona que administra el contacto. La actividad de recompensa en los hombres aumenta fuertemente cuando creen que el toque es aplicado por una mujer atractiva en lugar de un experimentador masculino”.

En el estudio participaron 23 hombres dependientes al cannabis y 24 iguales como grupo de control. Los investigadores exigieron a los participantes que se abstuvieran del cannabis durante 4 semanas para controlar los efectos agudos de la droga; se consideró a estas personas dependientes porque cumplían con los criterios del DSM-IV para la dependencia de sustancias, como esfuerzos infructuosos de reducir o controlar su consumo de cannabis.

Los sujetos fueron presentados a un experimentador masculino y femenino antes de ingresar a un escáner fMRI. Mientras se encontraban en el escáner fMRI, los participantes recibieron golpes suaves repetidos en la espinilla de ambas piernas. Se les hizo creer que el tacto era aplicado por un experimentador masculino o femenino, pero los movimientos suaves siempre fueron aplicados por el experimentador masculino para controlar las diferencias en el tacto.

En general, los participantes dijeron que el hecho de ser tocados por la experimentadora femenina era más placentero que ser tocado por el experimentador masculino. Pero los consumidores de cannabis tendían a calificar la amabilidad del toque femenino de forma significativamente más baja que el grupo de control.

LOS HALLAZGOS PODRÍAN EXPLICAR la dificultad PARA establecer fuentes alternativas de experiencia de recompensa en personas dependientes A las drogas y, por lo tanto, LA ADICCIÓN Y la recaída después de un tratamiento exitoso

“Al comparar la sensación de simpatía del toque social, encontramos que los consumidores de cannabis mostraron un aumento significativamente reducido en la experiencia de recompensa en comparación con el toque masculino, y en comparación con los controles saludables”, informó Becker.

Artículo relacionado:
Squiggle Game (Juego de Garabatos), una técnica de Donald Winnicott

“Al examinar los datos de actividad neuronal, encontramos que los sujetos masculinos sanos mostraron un fuerte aumento en la actividad de recompensa estriatal durante la presunta presencia de la experimentadora atractiva, mientras que los consumidores de cannabis mostraron el patrón opuesto. Además, en los consumidores de cannabis, el grado de procesamiento de la recompensa alterada en el estriado aumentó con la gravedad de la dependencia del cannabis”.

“Tomados en conjunto, nuestros hallazgos sugieren que la dependencia del cannabis está asociada con alteraciones duraderas en el procesamiento de las recompensas sociales y la reactividad de la recompensa estriatal hacia las recompensas naturales”, continuó Becker.

Aunque los investigadores encontraron diferencias entre los consumidores de cannabis y el grupo de control, es posible que el consumo de cannabis no fuera la causa de esas diferencias. Becker explica que el equipo examinó a los participantes con una dependencia establecida al cannabis, por lo que el procesamiento moderado de las recompensas naturales pudo haber precedido el desarrollo de la dependencia. “Es concebible que la reducción de las respuestas a las recompensas naturales aumente la vulnerabilidad por el aumento del consumo de cannabis”, explicó Becker.

Además, los hallazgos se basan en los usuarios masculinos de cannabis, dado que un número creciente de estudios informaron diferencias sexuales en los cambios cerebrales relacionados con la adicción. Los estudios futuros deben abordar si se pueden observar cambios similares en mujeres que consumen cannabis de forma crónica”.

Referencia original del estudio: Kaeli Zimmermann, Keith M. Kendrick, Dirk Scheele, Wolfgang Dau, Markus Banger, Wolfgang Maier, Bernd Weber, Yina Ma, René Hurlemann, Benjamin Becker, Altered striatal reward processing in abstinent dependent cannabis users: Social context matters,European Neuropsychopharmacology,2019. ISSN 0924-977X,https://doi.org/10.1016/j.euroneuro.2019.01.106. (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0924977X19301063)

Fuente: Psypost

Rita Arosemena P.
Graduada en Comunicación y especialista en Educación Superior. Amante de la literatura, el arte y las ciencias (y del café. El café no se lo toquen). Le interesan especialmente la neuropsicología, la psicología evolutiva y la psicopatología. Le apasiona la música francesa y no tiene nada contra Freud.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.