Un orgasmo a veces puede ser una experiencia completamente negativa, incluso durante el sexo consensuado (Chadwick, Francisco, & van Anders, 2019). Investigadores se interrogan sobre la idea de que los orgasmos que suceden durante relaciones sexuales consensuadas sean siempre positivos o placenteros. Pero, al igual que muchas experiencias humanas, los orgasmos pueden ser más complejos de lo que pensamos.

Con una muestra de 726 participantes adultos, investigadores examinaron las experiencias de orgasmo durante el sexo forzado, el sexo consensual pero no deseado, y mientras se sentían presionados para tener un orgasmo. Un subconjunto de 289 participantes también proporcionó descripciones cualitativas de sus malas experiencias de orgasmo.

Sponsor exclusivo:

Como primera conclusión, los autores destacan que debemos dejar de asumir que el hecho de que nuestra pareja haya tenido un orgasmo significa que éste ha sido placentero.

“En segundo lugar, las personas que han tenido orgasmos durante encuentros no deseados o indeseables deben tener en cuenta que su orgasmo no significa que les haya gustado o secretamente ‘quisieran’ lo que estaba sucediendo: está bien tener sentimientos encontrados o incluso totalmente negativos sobre un encuentro sexual donde se tuvo un orgasmo.”

Un análisis de las descripciones cualitativas reveló varios temas. Muchos participantes describieron sus experiencias sexuales de manera negativa a pesar de tener un orgasmo.

Por ejemplo, un hombre bisexual explicó: “No estaba realmente atraído por ella, pero estaba en un período de sequía y ella vino a mí.” Me hizo sentir presionada porque finalmente comenzó a llorar y me preguntó por qué no podía llegar al orgasmo. Eso realmente mató el estado de ánimo, no fue una buena experiencia. [El orgasmo fue] mucho menos placentero. Más como alivio que placer.”

Los participantes también informaron que sus orgasmos eran menos placenteros o incluso físicamente dolorosos en comparación con sus experiencias ordinarias. Muchos sugirieron que su orgasmo los había dejado molestos, frustrados, emocionalmente desapegados o traicionados por su cuerpo. Algunos participantes religiosos dijeron que los orgasmos habían resultado en sentimientos de vergüenza o culpa.

La investigación previa de los autores ha indicado que algunos hombres ven el orgasmo de su pareja como un logro de masculinidad, y eso también parece desempeñar un papel en su estudio actual. Muchas mujeres describieron sentirse presionadas para tener un orgasmo para proteger el ego de su pareja masculina (Chadwick & van Anders, 2017).

La orientación sexual y la identidad de género también jugaron un papel en algunos casos.

Artículo relacionado:
El cine y las series como herramientas psicoterapéuticas

Por ejemplo, múltiples participantes bisexuales les dijeron a los investigadores que se sentían presionados para llegar al orgasmo con parejas de diferentes géneros para “probar” que realmente eran bisexuales. Para algunos participantes transgénero, tener un orgasmo sirvió como un “recordatorio de estar en el cuerpo equivocado.”

“Nuestros participantes sugirieron que las malas experiencias del orgasmo afectaron negativamente su sexualidad, relaciones y salud psicológica. Nos gustaría estudiar estos efectos de manera más sistemática para comprender mejor el grado de impacto y las posibles disparidades en los impactos entre diferentes individuos.”

Algunos participantes informaron que los malos orgasmos condujeron a resultados positivos, como una mayor comunicación con su pareja, destacando un punto importante.

“Para el buen sexo, las personas deben escuchar atentamente las necesidades y deseos explícitos de su pareja, pero también las cosas no expresadas que comunican (por ejemplo, no verbalmente, con gestos, etc.). Considere preguntas como: ¿Su pareja se alejó de usted o no respondió cuando trató de iniciar el sexo? ¿Dijeron que ya habían terminado con un encuentro sexual a pesar de que no tuvieron un orgasmo?,” señalaron los investigadores a PsyPost.

“Presionar a alguien para que tenga relaciones sexuales o continúe teniendo relaciones sexuales hasta el orgasmo cuando no quiere tener relaciones sexuales puede hacer que su pareja se sienta coaccionada, ignorada y/o en general negativa sobre el encuentro, incluso si terminan teniendo un orgasmo.”

“Las personas pueden tener orgasmos durante el sexo no deseado, sexo que tiene momentos complicados, sentimientos encontrados, o incluso sexo mediocre/aburrido. El orgasmo no hace que el sexo sea “genial” automáticamente y no invalida los sentimientos negativos sobre ciertas partes del encuentro o el encuentro en general,” dijeron Chadwick y van Anders.

Referencias bibliográficas:

Chadwick, S. B., Francisco, M., & van Anders, S. M. (2019). When Orgasms Do Not Equal Pleasure: Accounts of «Bad» Orgasm Experiences During Consensual Sexual Encounters. Archives of Sexual Behavior, 48(8), 2435-2459. https://doi.org/10.1007/s10508-019-01527-7

Chadwick, S. B., & van Anders, S. M. (2017). Do Women’s Orgasms Function as a Masculinity Achievement for Men? The Journal of Sex Research, Vol. 54, pp. 1141-1152. https://doi.org/10.1080/00224499.2017.1283484

Fuente: PsyPost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.