Imagen por Jordan Whitt / Unsplash

¿Has escuchado hablar sobre la agitación por amamantamiento? Es un fenómeno del que recién se está escuchando un poco más, esto es así porque las madres que lo padecen sienten un rechazo casi insoportable cuando tienen que amamantar a sus hijos, lo que les genera malestar y culpa y, claro, encuentran difícil reconocerlo, así sea frente a un profesional.


Alba Padró Arocas, asesora de lactancia, lo define así para el diario El País:

“(Es una) necesidad ingente de que termine la toma o que se aleje de nosotras unido a un deseo irracional de que se hagan mayores, de que crezcan y sean más autónomos”. Reconoce la asesora que se trata de un sentimiento “de lo más oscuro”, una lucha entre la razón y el corazón y que, en general, es poco expresado por las madres “por miedo al qué dirán”.

Existen pocos estudios sobre el tema, no solo porque no es fácil que las madres hablen sobre esto, sino también debido a que no son muchas las que dan pecho a largo plazo, mientras están gestando otro embarazo o en conjunto (amamantar a dos hijos a la vez) lo que hace que la muestra para realizar investigaciones sea muy pequeña. Además la psicóloga Cristina Silvente agrega:

“no podemos hablar de un “diagnóstico” como tal, aunque haya unos signos claros como rabia, inquietud o cierta ansiedad, porque, según explica la psicóloga, en psicología perinatal no existe la agitación por amamantamiento “como un cuadro patológico”, sino más bien como un “sentimiento”. Añadimos a esta ecuación ese temor a lo que piensen los demás que mencionaba Padró, que hace que pase casi desapercibido, unido a que incluso muchas madres ni siquiera saben lo que les está pasando.”

Si bien se trata de un fenómeno que, como ya hemos mencionado, presenta varias dificultades para ser investigado, a algunas mujeres les ha servido primeramente hablarlo, y conocer sobre el tema (lo que las ayuda a desculpabilizarse) y a otras les ha sido útil reducir el tiempo de amamantamiento o inlcuso el destete, ya que el apego puede verse afectado.

“Si tú estás con una situación de malestar mantenido no creo que sea bueno para poder establecer un apego seguro. A veces más vale dar cariño y otras comidas que continuar alargando ese “no quiero pero me siento mal por no querer”. Un apego seguro depende de la disponibilidad emocional de la madre o de sus cuidadores, con ser esa base segura, ese lugar al que acudir, ser comprendido, valorado, querido. Saber esto puede reducir mucho la angustia de las madres”.

La agitación por amamantamiento es un fenómeno que les puede suceder a mamás que llevan mucho tiempo dando pecho, que han quedado embarazadas mientras todavía daban pecho o que amamantan a 2 bebés al mismo tiempo. Si bien no se encuentra en los manuales diagnósticos, se conoce su existencia por el testimonio de muchas madres, y se sabe que causa gran malestar.

Artículo recomendado:  Cómo afecta la edad a la capacidad de tomar decisiones

Lee el artículo completo en El País.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.