Tanto el desempleo como el empleo temporal están asociados con niveles elevados de inflamación en un marcador asociado con el riesgo futuro de enfermedad cardiovascular, señala un nuevo estudio que utilizó los datos de más de 4000 personas en Gran Bretaña (Sumner, Bennett, Creaven, & Gallagher, 2019).

Se ha llevado a cabo mucha investigación para comprender cómo el desempleo podría ser perjudicial para la salud, ya que se considera que no solo es una fuente de estrés crónico, sino que también se asocia con un aumento de los factores de riesgo para la mala salud a través de la privación (tanto financiera como psicosocial).

Sobre la base de trabajos previos que examinan las hormonas del estrés en los desempleados, investigadores profundizaron en la dinámica del discurso del empleo versus el desempleo. Examinaron diferentes tipos de empleo para proporcionar un nuevo medio para comprender el mercado laboral moderno y cómo esto puede relacionarse con la salud.

Utilizando los datos de la encuesta Understanding Society: The UK Household Longitudinal Survey y dos biomarcadores de inflamación periférica (proteína C reactiva y fibrinógeno) tomados en 2011-2012, los investigadores exploraron las diferencias entre los participantes empleados (permanentes, temporales y autónomos) y desempleados. Tanto la proteína C reactiva como el fibrinógeno, además de ser marcadores de inflamación, están elevados en momentos de estrés crónico y tienen vínculos significativos con la salud cardiovascular futura.

Artículo relacionado:
Infografía sobre el Estrés Traumático Infantil

Descubrieron que el fibrinógeno estaba significativamente elevado en los desempleados en comparación con los empleados después de controlar un perfil de confusión individual, social y de salud. Al observar los cuatro subgrupos, tanto el empleo temporal como el desempleo parecían tener elevaciones similares en este marcador inflamatorio; potencialmente indicativo de las condiciones estresantes que experimentan.

Estos hallazgos sugieren que estar en un empleo temporal está asociado con los mismos factores de riesgo para la salud que estar desempleado. En términos de salud de las personas, tener un empleo precario no es menos dañino que estar sin trabajo.

Esta investigación tiene implicaciones para la forma en que los gobiernos abordan la creciente tasa de precariedad laboral. También hay implicaciones para garantizar que las personas no caigan en una trampa de desempleo y empleo temporal. Para abordar esto, las empresas deben enfocarse en mejorar la salud general y el bienestar de su fuerza laboral con el fin de disminuir el absentismo y la pérdida de empleos. Esto agregaría beneficios al reducir potencialmente la necesidad de empleo temporal para llenar las brechas dejadas por aquellos sin trabajo por razones de salud.

Referencia bibliográfica:

Sumner, R. C., Bennett, R., Creaven, A.-M., & Gallagher, S. (2019). Unemployment, employment precarity, and inflammation. Brain, Behavior, and Immunity. https://doi.org/10.1016/j.bbi.2019.10.013

Artículo relacionado:
El uso terapéutico de cannabis para manejar el dolor crónico podría reducir el consumo de opiáceos ilícitos

Fuente: PsyPost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.