Karemi Rodríguez Batista es psicoterapeuta mexicana radicada en España y directora de PsicoK, una página comprometida con la difusión de material para el apoyo y la promoción de la salud mental. Si no la conocías, te recomiendo que abras una nueva pestaña y la visites inmediatamente. Tiene mucho para descargar y compartir.

Karemi es una psicóloga que tiene una tremenda habilidad para explicar con precisión y sencillez los temas más complejos de la psicología. Una habilidad que no es fácil de encontrar, especialmente cuando usamos términos tan abstractos para describir y explicar la conducta.

No recuerdo muy bien cómo conocí a Karemi — lo más seguro es que fue a través de Facebook y los grupos de psicología — pero desde entonces hemos desarrollado una muy buena relación y hoy tenemos el gran privilegio de tenerla como columnista en Psyciencia.

En esta entrevista Karemi nos cuenta cómo surgió su pasión por la psicología, cómo desarrolla su rutina de trabajo, sus libros de psicoterapia favoritos y mucho más.

¿Dónde y por qué estudiaste psicología?

La verdad es que desde muy pequeña quise estudiar psicología. Ocurrieron circunstancias complicadas en la familia, yo tenía unos doce añitos, pero por fortuna para mi, tuve la oportunidad de recibir ayuda de una gran profesional, de esas personas que nunca olvidas y realmente marcan tu vida, quien a base de mucho trabajo y paciencia me ayudó a desarrollar un pensamiento más racional, a aprender a valorarme, a descubrir en mi fortalezas y recursos personales que de otra manera no hubiese pasado. Desde aquí tenía claro el sentido que quería darle a mi vida, capacitarme para poder ayudar a los demás.

Pero no me fue nada fácil, he de decirte. Yo comencé a estudiar la carrera en La Universidad del Valle de México, y a un año para terminar la tuve interrumpir por circunstancias familiares hasta que la continué y terminé muchos años después en la UNED, una de las mejores Universidades que tenemos en España y de la cuál me siento tremendamente orgullosa. Luego, eso sí, ya nadie me paró ni parará en cuanto a seguirme formando.

¿Cuántos años llevas trabajando como psicólogo?

Yo empecé desde a los 19 años en un proyecto muy lindo que tenia la Universidad del Valle de México (eran prácticas asistidas), que consistía en dar soporte e intervención psicológica gratuita a niños provenientes de familias desestructuradas.

Aquí en Madrid tuve la oportunidad, al tiempo que terminaba el graduado y el master habilitante, de participar en el proyecto de “Psicología Solidaria” dando apoyo psicológico online a personas sin recursos, así como poner en marcha la página de recursos de apoyo de libre acceso en PsicoK (en 2013) como una forma de aportar mi granito de arena a la Salud Mental tanto para los pacientes y sus familiares, como para estudiantes y profesionales, desde mis posibilidades, claro.

¿En qué área te desempeñas?¿Cómo terminaste trabajando allí?

En el área Clínica y de la Salud, esto es algo que siempre quise, el ser psicoterapeuta. Y también en el área de divulgación porque creo que es fundamental, para nosotros los profesionales, ya que es una manera de seguir actualizandonos a la par de seguirnos formando constantemente, claro; y para los pacientes y sus familiares porque hay mucho desconocimiento, mucho estigma, y producto de esto grandes dificultades para poder detectar problemáticas que necesitan ser objeto de atención especializada, y para tomar decisiones importantes respecto a nuestra salud mental. Si podemos informar de una manera responsable y comprometida, haciendo usos de las redes sociales y de Internet, creo que estamos moviéndonos por buen camino. Por eso es un orgullo ser parte del equipo de Psyciencia.

¿Qué es lo que más amas de tu trabajo como psicóloga?

Son tantas cosas. En el práctica, lo que más amo es observar cómo los pacientes luchan, luchan de verdad para salir adelante y lo logran. Se enfrentan a aspectos muy dolorosos, muy angustiantes, y aún así, cuando se sostienen y se enfrentan a ello, de pronto se sorprenden al descubrir que tenían más recursos personales, más fuerza, más pasión por la vida de lo que imaginaban. Y uno como psicoterapeuta tiene ese privilegio, la gran oportunidad de acompañarlos en ese proceso, de ser testigo de esto y de aprender de ellos. Porque ésto es asi, uno aprende mucho de los pacientes.

Recomendado:  Andrés Buschiazzo, un incasable terapeuta adleriano

En el área más social, no me canso de dar gracias de tener la oportunidad de conocer a grandes profesionales,compañeros de verdad,  muchos de ellos no solo talentosos, creativos y con habilidades tremendas, sino que además generosos, y con una calidad personal que sorprende, y cómo no, hace el camino más lindo.

¿Cuáles son los aspectos más desafiantes de tu trabajo?

Muchos, claro. Respecto a mi práctica, creo es fundamental tener una actitud de aprendizaje y tomar los desafíos como oportunidades de fortalecimiento profesional. Aunque es verdad que hay casos que por sus características tengo que derivar, por ejemplo, pacientes con esquizofrenia ya que no me especializo en ello, o algún caso de depresión muy grave que requería de un tratamiento presencial en su ciudad, donde la modalidad online no es recomendable. Una tiene que ser ante todo ética, responsable y muy respetuosa con el padecimiento de los demás. Con esto presente, creo que los desafíos al final son grandes oportunidades.

¿Alguna vez has sentido que te quedaste sin recursos para ayudar a un paciente?¿Qué haces en estos casos?

Es una pregunta complicada. Pienso que los principales recursos los tiene el paciente, en esos momentos mi labor es guiarle para descubrirlos y potenciarlos. Es verdad que hay casos donde uno puede no avanzar lo que quisiera, y puede ser por que yo misma no esté pudiendo observar algo. Por eso es siempre necesario contar con un equipo de supervisión, al cual yo le estoy muy agradecida por todo el apoyo y aprendizaje que me brindan, y el propio proceso terapéutico que uno debe llevar.

¿Cómo estructuras la primera entrevista con un paciente?

La primera sesión la dedico enteramente a escuchar el motivo de consulta, la demanda, el contexto en el que se desarrollan, los recursos que ha puesto en marcha durante este tiempo. Esto no hay que perderlo nunca de vista, y todo lo que el paciente tenga que decir para finalmente poder darle una validación y devolución dentro de ese espacio de tiempo y explicarle el encuadre y modo de trabajo.

¿Qué enfoque o enfoques elegiste para trabajar y por qué?

Al principio me interesó muchísimo la psicoterapia psicoanalítica, así que hice dos postgrados en este campo, pero en España mi formación principal fue cognitivo conductual y elegí para mi práctica la TREC (Terapia Racional Emotivo Conductual), ya que me pareció un enfoque muy integrativo, y después he ido formándome con otros enfoques como ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) y TBCS (Terapia Breve Centrada en Soluciones)  Y actualmente estoy haciendo una especialidad en psicoterapia psicoanalítica integradora. Ya sabemos ahora que lo más efectivo es poder adaptar la técnica a las circunstancias muy particulares de cada paciente, y esto es precisamente un enfoque integrador y personalizado lo que seguimos en nuestra clínica, PsicoKlinic. Hay casos donde es incluso contraproducente aplicar según que enfoque a qué paciente, por eso creo es muy importante guiarnos por la evidencia de los tratamientos a la hora de tomar decisiones. Para ello la División 12 de la APA  hace un gran trabajo.

En tu opinión, hay algún factor específico que ayude a la mejoría de la mayoría de los pacientes (en el terapeuta y/o el paciente), ¿cuál?

Resumiendo sería definitivamente la “alianza terapéutica”, donde entran en juego elementos tan importantes en el terapeuta como la empatía, la validación, la aceptación, la honestidad y sobre todo la confianza en los recursos del paciente para mejorar.

¿Cuáles crees que son las habilidades más importantes que debe tener un terapeuta?

Para mi es fundamental poseer un interés sincero por el paciente, ser honestos con nosotros mismos en cuanto a nuestras capacidades y limitaciones como terapeutas, saber regular nuestras emociones de cara a las necesidades del paciente, ser flexibles en la técnica,  seguir formándonos en nuestra área, haber realizado nuestro propio proceso terapéutico y hacer supervisiones constantes es fundamental, así como regirnos siempre con responsabilidad y ética.

Recomendado:  En el ocaso de la vida: El nuevo campo que estudia la Psicogerontología - Entrevista a Daniela Thumala

¿Cuál/s es el mejor libro sobre psicología o terapia que hayas leído?

Esta sí que está dificil.  Te puedo mencionar los primeros que tuvieron un impacto en mi, El Apego y la Pérdida de John Bowlby, Psicopatología en la Vida Cotidiana de Sigmund Freud, El Hombre en Busca del Sentido de Viktor Frankl, y Sal de tu Mente, Entra en Tu vida de Steve C. Hayes… por mencionar algunos, pero es que son tantos.

¿Qué libro o investigación estás leyendo actualmente?

Llevo algunos meses investigando a fondo sobre los trastornos narcisistas de la personalidad (aprovecho para recomendar una relectura a los clásicos, Freud, Klein, Kohut, y el más actual Kernberg). Me interesa mucho la influencia de nuestro contexto sociocultural en lo que llamamos “narcisismo patológico”, pensemos por ejemplo en las diferencias entre el contexto social en Estados Unidos y en Europa, las redes sociales, la hiperconectividad, la falta de contratos a largo plazo, etc., que exacerban la “cultura del yo”, el individualismo, la competencia, la necesidad de triunfo y de reconocimiento. Algunos autores, incluso, llegan a hacer paralelismos entre la conducta narcisista (patológica) y la histeria frente a la represión sexual de la sociedad del siglo XIX.

Para actualizar con contenidos interesantes la web de PsicoK, además, tengo que leer diariamente mínimo algún paper sobre psicología clínica y psicoterapia, y eso me enriquece muchísimo.

¿Qué haces para evitar el burnout en tu trabajo o cuando atiendes a un paciente “difícil”?

Me suelo tomar un par de días para desconectar, para ir a un pueblo, hacer alguna ruta, y un viaje largo al año. Entre diario, ejercicio y cómo no, algún capítulo de alguna serie en la noche, y si son de comedia mejor.

Más que pacientes difíciles, si el caso se llega a estancar el tratamiento o no avanza como esperamos, siempre cuento con la supervisión y eso es maravilloso.

¿Cual es el psicólogo/investigador o académico que más admiras?

Son varios, pero los que más influencia han tenido en mi son: Miguel Ángel Santed, por el impulso que le da a la psicología aqui en España, y por la impresionante labor que realiza no sólo en el área de la docencia y la psicopatología (tengo que decir que tuve la enorme suerte de tenerlo como profesor y es de los que más huella han dejado en mi), sino por su sencillez, calidad humana y ética. A él le estaré agradecida siempre por la confianza, el apoyo y el tiempo que me brindo precisamente para el proyecto; y Hugo Bleichmar, por su brillantez intelectual e incesante inquietud y esfuerzo por mostrarnos la complejidad del funcionamiento psíquico aplicando lo mejor de cada modelo desde un eje integrador bien fundamentado.

En tu opinión, ¿cuál es el mayor obstáculo que afronta la psicología?

Primeramente creo que todavía hay una falta de educación en salud mental, así como barreras importantes para la formación continua de estudiantes y profesionales. De hecho por esto fue que me motivó  la idea del portal de recursos de libre acceso PsicoK, dirigido tanto para profesionales y estudiantes como para pacientes y familiares.

Por otra lado la atención psicológica pública aquí en España, que sin duda es de una gran calidad, es difícil. A veces puede dilatarse de sesión a sesión hasta tres meses, si hay suerte y asi es dificil proporcionar un tratamiento. Por eso se está luchando para que se incrementen el número de plazas desde hace ya mucho tiempo.

¿Qué le recomiendas a los psicólogos que recién inician?

Formarse constantemente y estar abiertos a los aportes de todos los modelos que cuenten con evidencia, claro. Guiarse siempre desde la ética profesional, y muy importante realizar su propio proceso psicoterapéutico y contar con supervisiones regulares.

2 Comentarios

  1. Interesante todo lo que publican. Como terapeuta, procuro leer y aprender lo que más puedo. El paciente merece todo mi respeto y por eso hay que seguir aprendiendo. Saludos desde Colombia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here