Scientific Reports ha publicado el desarrollo de un nuevo método para investigar la función cerebral que podría mejorar el diagnóstico de enfermedades neurodegenerativas y relacionadas con el envejecimiento.

Esta nueva técnica no invasiva podría ser utilizada para cualquier diagnóstico basado en enfermedades del cerebro relacionadas con el sistema cardiovascular y el metabolismo.

La novedad del método se basa en el desciframiento de las oscilaciones en el líquido cefalorraquídeo que se encuentra entre el cuero cabelludo y el cráneo por medio de un dispositivo para grabaciones no invasivas. Se ha demostrado que la circulación de líquido en todo el cerebro es altamente fluctuante, y que estas fluctuaciones son lentas pero interconectadas por los ritmos de la respiración y la frecuencia cardíaca.

Los investigadores encontraron que algunas de estas oscilaciones están relacionadas con la presión sanguínea, pero generalmente son más lentas y ocurren a frecuencias más bajas, lo cual se relaciona con oscilaciones en el movimiento vascular y la oxigenación de la sangre.

Los resultados preliminares de los estudios realizados mostraron evidencia de una disminución en la coherencia entre estas oscilaciones en los participantes mayores de 25 años, lo que indica que el envejecimiento cerebral comenzaría antes de lo que se creía.

Ubicación de los sensores de medición durante el estudio. (b) Un modelo simplificado de vasos cerebrales ubicado en la parte frontal de la cabeza. (c) Un diagrama simplificado que ilustra la influencia de los cambios pulsátiles inducidos por el corazón durante las fases diastólica y sistólica, que afectan directamente la propagación de la radiación dentro de los tejidos en la cabeza. (d) Modelo de vasos cerebrovasculares, desde grandes arterias piales hasta pequeños capilares.

La dinámica en las señales registradas se investigó utilizando la transformada de ondícula y la coherencia de fase ondícula. La transformación ondícula es un método de análisis de tiempo y frecuencia que brinda la oportunidad de observar cómo el contenido de frecuencia de una señal cambia con el tiempo. Esto lo hace ideal para la aplicación a señales biológicas, que varían de manera constante en el tiempo.

Ya que el número de individuos investigados fue relativamente pequeño y el rango de edad (18-42 años) no cubre el período crítico de la vida en que el envejecimiento afecta la salud, este hallazgo debe confirmarse en una cohorte más grande con un rango de edad más amplio.

Fuente: Science Daily; Scientific Reports

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.