Se denomina “psicópata exitoso” al individuo con “rasgos básicos de personalidad psicópata que también logra el éxito social en más de un aspecto de la vida,” y que exhibe un «control conductual adecuado” en comparación con sus contrapartes: psicópatas fracasados ​​que cometen actos criminales y son encarcelados.

Un nuevo estudio encontró que los psicópatas que no son impulsivos pueden manifestar consecuencias adaptativas de la psicopatía que pueden correlacionarse con el éxito en el lugar de trabajo (Pavlić & Međedović, 2019).

La investigación amplía hallazgos anteriores que demostraron un vínculo entre los puestos directivos y ejecutivos en el lugar de trabajo y las percepciones positivas de las habilidades de liderazgo en aquellos con puntajes altos de psicopatía. Con el objetivo de explorar más este vínculo, la investigación de Pavlic y Mededovic se centró en varios marcadores que tienden a indicar el éxito en el lugar de trabajo: puestos gerenciales o ejecutivos; salario mensual; bono anual recibido; y éxito autoinformado.

La falta de control de los impulsos se ha relacionado con una psicopatía fallida, por lo que en este estudio, la psicopatía se midió específicamente de acuerdo con la Escala de rasgos de personalidad psicopática (ERPP), que excluye la impulsividad del rasgo como un factor para detectar la psicopatía. Esta herramienta apenas se ha utilizado, por lo tanto, este estudio también explora su efectividad con respecto al éxito en el lugar de trabajo.

“Dado que el modelo ERPP no incorpora características de psicopatía con el mayor potencial de desadaptación (es decir, impulsividad), nuestra hipótesis era que las características de psicopatía tendrían asociaciones positivas con los cuatro indicadores de éxito en el lugar de trabajo. Por lo tanto, una de las principales contribuciones del presente estudio al conocimiento existente es usar la medida de la psicopatía que se basa en una operacionalización detallada y completa de la personalidad psicopática, es decir, los rasgos exactos que se pueden suponer para facilitar el éxito en el lugar de trabajo (como la manipulación y falta de empatía),» dijeron los autores del estudio, Igor Pavlic y Janko Mededovic, del Instituto de Investigación Criminológica y Sociológica en Belgrado.

212 personas participaron en el estudio; el grupo contenía una amplia gama de experiencia laboral (desde unos pocos meses hasta décadas) y la mayoría de los participantes tenían un nivel educativo secundario. La herramienta ERPP se utilizó para extraer rasgos psicopáticos centrales. Estos rasgos se resumieron en dos componentes principales: manipulación despiadada y falta de empatía. Se evaluó a cada participante en los cuatro indicadores de éxito antes mencionados.

Los resultados mostraron que «la manipulación despiadada se correlacionó positivamente con el puesto directivo, la bonificación recibida y el salario mensual; la falta de empatía se asoció positivamente con la bonificación recibida y el rendimiento en el lugar de trabajo. La manipulación despiadada predijo positivamente si los participantes estaban en una posición gerencial y si habían recibido una bonificación por el rendimiento del año anterior,» dijeron los investigadores.

Artículo relacionado:
Psicópatas muestran respuesta emocional reducida ante actos de crueldad

“La falta de empatía tuvo una contribución positiva independiente a la predicción del desempeño laboral y la bonificación recibida. La única asociación de orden cero que no se confirmó en el análisis de regresión fue la de la manipulación despiadada y el salario: la educación de los participantes fue el único predictor significativo de esta medida de éxito en el lugar de trabajo. Podemos explicar la falta de asociación entre la psicopatía y el salario en el modelo de regresión proponiendo una hipótesis de mediación: la asociación entre psicopatía y salario está mediada por el nivel educativo. Más precisamente, las personas propensas a la manipulación logran una educación superior, y a través del nivel educativo elevado pueden ganar más dinero,» explicaron.

Los resultados demostraron una relación entre la personalidad psicopática y el éxito en el lugar de trabajo, destacando así las posibles consecuencias adaptativas de la psicopatía.

Sin embargo, surgen preguntas sobre los mecanismos de esta relación y por qué el psicópata exitoso puede tener éxito en el lugar de trabajo.

“El modelo de Babiak (Babiak, 1995) explica que, en el contexto de la dinámica corporativa y la fluctuación frecuente de los empleados, las personas con rasgos psicópatas se adaptan fácilmente utilizando las coaliciones que crean con personas de ideas afines y adversarios antagonistas,» señalaron los investigadores.

«Además, las personas con rasgos psicópatas manipulan a sus compañeros de trabajo, encantan a sus superiores y se representan a sí mismos como líderes ideales (Furnham, 2007), al tiempo que intimidan a los que ocupan puestos de menor rango para crear un ambiente de trabajo tóxico.» Por lo tanto, el camino principal de los psicópatas hacia el éxito en el lugar de trabajo es la manipulación.»

“Los rasgos psicópatas ayudan a las personas a presentarse de una manera adecuada para puestos gerenciales. Estas características pueden asociarse fácilmente con las habilidades de liderazgo, es decir, a una persona se le atribuye confianza en sí misma y un estilo de liderazgo carismático en lugar de, por ejemplo, la grandiosidad. Además, la superficialidad emocional, la falta de perspicacia, la empatía y el remordimiento se perciben fácilmente como dureza y fortaleza para mantener la calma en un ambiente de trabajo estresante y dinámico dentro del entorno corporativo (Babiak et al., 2010).»

Referencia bibliográfica:

Pavlić, I., & Međedović, J. (2019). Psychopathy facilitates workplace success. Psiholoska istrazivanja, Vol. 22, pp. 69-87. https://doi.org/10.5937/psistra22-19287

Fuente: Psypost

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.