La revista Journal of Research in Personality acaba de publicar una investigación que reinvindica el rol de las tareas de la escuela. Según sus hallazgos, las tareas tienen un efecto positivo en el desarrollo del sentido responsabilidad, uno de los principales factores de la personalidad.

El factor de la responsabilidad —también conocido como “concienzudo” — se relaciona con el auto-control, la planificación, organización, ejecución y persistencia de tareas. Así también con la confiabilidad, puntualidad y escrupulosidad.

Este estudio, de tipo longitudinal, analizó los datos de 2760 estudiantes de dos escuelas en Alemania. Los estudiantes ingresaron en el estudio en el periodo de transición de la escuela primaria a la secundaria y fueron evaluados anualmente durante tres años. Todos los estudiantes respondieron un cuestionario que evaluaba cómo habían entregado sus últimas 10 tareas de matemáticas y lengua (aleman). Se les preguntó si se consideraban desordenados, negligentes o responsables y se cruzaron sus respuestas con los informes que entregaron sus padres acerca de la responsabilidad de sus hijos.

Artículo relacionado:  La parálisis facial unilateral afecta el reconocimiento de las emociones de otros

Datos previos han demostrado que el factor de responsabilidad sufre un declive durante los primeros de adolescencia. Sin embargo, esta investigación encontró que los niños que hacían la tarea entre 5° y 8° grado, tenían un incremento en el factor de responsabilidad. Por otro lado, los estudiantes que no cumplían con la tarea reportaron una reducción más pronunciada de este factor.

Durante los últimos años se ha denigrado el rol de las tareas como parte de la educación integral. Según sus críticos, las tareas son un calvario innecesario en la formación de los niños que ya están llenos de actividades escolares y extracurriculares y que no les queda tiempo para descansar.

Sin embargo, este estudio sugiere que no debemos oponernos a las tareas en su totalidad. Ya que esto atentaría contra el importante rol de la escuela como institución de formación, no sólo académica, sino también en el desarrollo de la personalidad y el sentido de responsabilidad.

Fuente: ScienceDaily

1 COMENTARIO

  1. Creo que la cuestión en sí no es si dejamos tarea o no, sino empoderar a los estudiantes para que sean autónomos en su aprendizaje, tanto dentro como fuera del aula; así, en lugar de proveer clases magistrales, donde el maestro solo imparte conocimientos para ser memorizados y luego asigna tareas y evaluaciones; debería crearse un ambiente en cada clase, donde el tutor guíe el aprendizaje de los alumnos, pero sean ellos quienes desarrollen toda la clase, para sí y para sus compañeros; así se lograría responsabilidad en el aula, sin dejar de lado las actividades ludicas fuera de esta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.