Intensamente o Inside Out, la película Pixar que nos enseñó, a grandes y a chicos, que todas las emociones son válidas y necesarias, acaba de ganar un Oscar de la academia, por mejor película animada.

En la misma categoría de películas animadas también estaban nóminadas: Anomalisa, El Niño y el Mundo y Cuando Marnie estuvo ahí. Pero ninguna de ellas se compara a la fascinación que nos causó Intensamente.

La película es extremadamente buena. Tiene todo el fundamento científico y neurológico sobre el funcionamiento del cerebro y las emociones de una manera que cualquiera lo puede entender.

Pero lo que más me gustó de la película, fue que no sólo se quedó con las explicaciones neurocientificas — muy de moda en estos tiempos— para explicar las conductas de la protagonista de la película, sino que también tomó en cuenta como las relaciones sociales y el ambiente repercutían en el desarrollo de nuestras emociones. Lo cual ayudó a niños y adultos a comprender, en estos tiempos donde estamos obsesionados por evitar las mal llamadas emociones negativas, que la tristeza, la ira, el miedo y asco, son emociones necesarias y valiosas para nuestro funcionamiento como personas.

Artículo relacionado:
Cómo fomentar el cambio y evitar las respuestas defensivas

Sin dudas es una de mis películas favoritas. Sino las has visto te recomiendo que la veas con tu familia. No te vas a arrepentir.

Fuente: The Verge