Foto por Jp Valery en Unsplash

Los jóvenes que se acuestan tarde, beben y fuman más debido a la impulsividad

Un nuevo estudio publicado en la revista Chronobiology International informa que los jóvenes que prefieren quedarse despiertos hasta tarde son más impulsivos que sus compañeros que se acuestan antes y esto los hace más proclives a beber alcohol y fumar.

Investigadores de la Universidad de Surrey y la Universidad Brunel de Londres estudiaron cómo la impulsividad, la ansiedad y el consumo de sustancias se relacionan con ser del tipo nocturno. Las personas del tipo nocturnos son aquellas que prefieren quedarse despiertos hasta tarde y que funcionan mejor en la noche. Esto es común en los jóvenes y aquellos que lo hacen tienen un mayor riesgo de tener problemas de uso de sustancias y de salud mental.

Metodología

Para entender las posibles causas de esto, los investigadores reclutaron a 191 participantes de entre 18 y 25 años. Se recopiló información sobre sus preferencias de sueño (si eran de tipo matutino o vespertino), sobre su calidad de sueño, niveles de ansiedad e impulsividad, el número de cigarrillos que fumaban y cuánto alcohol, café y otras bebidas con cafeína consumían.

También se utilizó una prueba de computadora de laboratorio para evaluar los niveles de impulsividad. Los sujetos participantes indicaban el tiempo que estaban dispuestos a esperar por una recompensa hipotética en efectivo.

Resultados

Los sujetos del tipo nocturno eran más impulsivos, prefirieron recompensas pequeñas pero inmediatas en vez de recompensas más grandes pero tardías.

También se observó que estos jóvenes estaban ansiosos por la noche y reportaron un mayor consumo de alcohol, cafeína y cigarrillos en comparación con sus compañeros que preferían irse a dormir más temprano. Sin embargo, la calidad de sueño, en este caso menor, no pudo explicar esos efectos.

Para buscar una explicación, los investigadores usaron el método estadístico conocido como análisis de mediación, el cual encontró que los niveles más altos de impulsividad eran el vínculo entre ser del tipo nocturno y un mayor consumo de alcohol, cafeína y cigarrillos.

Implicaciones y posibles explicaciones

Se cree que se podrá educar mejor a los jóvenes sobre los factores de riesgo, si se comprende las causa de que los jóvenes fumen y beban más. Esto también facilitará el diseño de estrategias para combatir el abuso de sustancias.

El Dr. Simon Evans, profesor de neurociencia en la Universidad de Surrey, dijo: “Se sabe que los jóvenes que se quedan despiertos hasta tarde y afirman que funcionan mejor por la noche tienen una mayor ingesta de alcohol, fuman más cigarrillos y tienen un mayor riesgo de problemas de salud mental. Lo que hemos encontrado es que sus niveles más altos de consumo de sustancias se deben a mayores niveles de impulsividad. Las consecuencias de los niveles altos de consumo de sustancias pueden ser perjudiciales para la salud física y mental a largo plazo y estos hallazgos sugieren formas en las que podríamos reducir esos comportamientos en los jóvenes “.

De acuerdo al Dr. Ray Norbury, profesor titular de psicología en la Universidad Brunel de Londres, se descubrió que la tendencia a ser un noctámbulo estaba asociada con niveles más altos de ansiedad, impulsividad y consumo de alcohol y cigarrillos, pero se ignora si estos “buhos” eran más propensos a involucrarse en estas conductas de riesgo por estar afuera tarde en la noche con más oportunidades para beber y fumar o si la conducta adictiva, por ejemplo estar bajo los efectos del tabaquismo, es lo que los lleva a estar despiertos hasta tarde. Y agrega: “Claramente, este estudio tiene implicaciones para la salud física y mental de nuestra población estudiantil. Es posible que las intervenciones simples para mejorar la higiene del sueño puedan reducir el uso de sustancias y la ansiedad en estos adultos jóvenes y potencialmente vulnerables”.

Referencia bibliográfica: Simon L. Evans, Ray Norbury. Associations between diurnal preference, impulsivity and substance use in a young-adult student sample. Chronobiology International, 2020; 1 DOI: 10.1080/07420528.2020.1810063