Revela una nueva investigación que los niños expuestos al humo del cigarrillo en los primeros cuatro años de vida tenían más probabilidades de presentar síntomas de hiperactividad y problemas de conducta.

Según estos hallazgos, los pequeños no sólo son vulnerables a los efectos adversos de la exposición a la nicotina durante la gestación, sino que esta vulnerabilidad prevalece durante los primeros años de vida (Gatzke‐Kopp et al., 2019).

En este estudio se examinaron los efectos de la nicotina en 1096 niños midiendo los niveles de un subproducto metabólico de la nicotina llamada cotinina en su saliva.

La saliva de los niños se analizó cuando tenían 6, 15, 24 y 48 meses. Esto proporcionó una medida de exposición más precisa de lo que podría estimarse a partir de los informes de los padres sobre cuánto fumaban.

Los niños fueron reclutados para el Proyecto de Vida Familiar, un estudio sobre el desarrollo infantil en áreas de pobreza rural. La mitad eran niños, la otra mitad niñas, y el 44% eran afroamericanos.

El análisis de los investigadores mostró una asociación lineal entre la cotinina y los síntomas de hiperactividad y problemas de conducta de los niños. Esta asociación se mantuvo significativa incluso después de controlar los niveles de pobreza familiar, la educación de los padres, los antecedentes de TDAH de los padres, la hostilidad, la depresión, el coeficiente intelectual del cuidador y las complicaciones obstétricas. Además, esta asociación no cambió al excluir a las madres que fumaban durante el embarazo, informaron los investigadores.

Artículo relacionado:
Funcionamiento neurocognitivo y síntomas del estado de ánimo luego de una lesión cerebral traumática grave

Los hallazgos del estudio son consistentes con estudios en animales que demuestran el efecto de la exposición ambiental a la nicotina en el desarrollo cerebral continuo en regiones relacionadas con la hiperactividad y la impulsividad, explica la autora principal, Dra. Lisa Gatzke-Kopp.

Esto resalta la importancia de mitigar la exposición de los niños al humo ambiental, incluidas las fuentes que se extienden más allá de los padres, señalaron los investigadores.

Referencia bibliográfica:

Gatzke‐Kopp, L., Willoughby, M. T., Warkentien, S., Petrie, D., Mills‐Koonce, R., & Blair, C. (2019). Association between environmental tobacco smoke exposure across the first four years of life and manifestation of externalizing behavior problems in school‐aged children. Journal of Child Psychology and Psychiatry. https://doi.org/10.1111/jcpp.13157

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.