La fibromialgia es un trastorno crónico que se caracteriza por un dolor generalizado en las zonas musculoesqueléticas que no tienen alteraciones orgánicas demostrables. Entre sus síntomas se destacan: fatiga persistente, sueño no reparador, rigidez generalizada y síntomas depresivos.

Intentando conocer las posibles causas biológicas de dicha enfermedad, una nueva investigación comparó, a través de Resonancia Magnética Funcional (IRMf), la actividad cerebral de las personas que sufren de éste trastorno y de personas sanas y se encontró una disminución de la conectividad (desacoplamiento funcional) entre las áreas cerebrales sensoriomotoras y las relacionadas con el dolor. Según los investigadores, esto podría contribuir a la regulación deficiente del dolor característica de las personas con fibromialgia.

En el estudio participaron 22 mujeres sanas y 16 con fibromialgia. Se les aplicó una serie de tests para calibrar su sensibilidad al dolor por medio de una máquina controlada por computadora que presionaba el dedo pulgar mientras se les aplicaba una escala de sensibilidad. Las participantes también tuvieron que abstenerse 48 horas antes de los tests de sus medicamentos para el dolor y 72 horas antes del escaneo por IRMf.

Artículo relacionado:
La habilidad en matemáticas y su relación con la calidad de comunicación cerebral

Como pudimos aprender, la fibromialgia es una condición de causas desconocidas que solo puede ser diagnosticada por los síntomas reportados por los pacientes y éste estudio nos ofrece una mejor comprensión del rol del cerebro en la percepción del dolor de este trastorno.

El estudio está disponible en la revista Brain Connectivity y puedes descargarlo en versión PDF.

Fuente: Psypost
Imagen: LaVoz