rexmedlen / Pixabay

Te preguntarás qué sentido tiene cultivar marihuana que no droga (marihuana que “no pega”). El nuevo producto podría ser usado en la lucha contra diversas enfermedades, desde la ansiedad, depresión, esquizofrenia, hasta el mal de Alzheimer.

La nueva marihuana medicinal ya es popular en Internet. Investigadores israelíes han cultivado plantas de cannabis que se ven, huelen y saben como la marihuana ordinaria, pero carecen de THC, el ingrediente activo responsable de diversos efectos psicoactivos, como mareos, adormecimiento o alucinaciones.

Sponsor exclusivo:
Certifícate en Primeros Auxilios Psicológicos

La nueva marihuana

Tzahi Klein, de la compañía israelí Tikun Olam y sus colegas han creado una especie de marihuana que carece de THC, pero es abundante en cannabidiol (CBD), por lo general el segundo compuesto activo más común en la cannabis.

“Tiene el mismo olor, forma y sabor que la planta original – todo es igual – pero la sensación de adormecimiento a la que están acostumbrados los consumidores, ha desaparecido”, dijo Klein al diario israelí Maariv. Asimismo expresó que muchos pacientes en sus estudios se sentían “engañados”, porque pensaban que les habían dado un placebo cuando fumaron la nueva hierba.

Beneficios de esta planta

Aunque el cannabidiol (CDB) no da lugar a los “antojos”, alucinaciones u otros efectos habitualmente experimentados por consumidores de marihuana, está lejos de ser inerte. Se ha reportado en un estudio preliminar sobre el CDB para el tratamiento de personas con esquizofrenia, que es tan eficaz como medicamentos antipsicóticos estándar – pero sin efectos secundarios como trastornos del movimiento, cambios de humor o aumentos de peso.

(Artículo relacionado: ¿Puede la marihuana ayudar a los esquizofrénicos?)

El CDB también parece proteger a las células cerebrales del daño, tanto es así que actualmente está siendo estudiado como una manera de detener la progresión de la enfermedad de Huntington (trastorno psicomotriz), la cual es causada por la degeneración de células nerviosas en ciertas partes del cerebro. La propiedad neuroprotectora del CDB también ha sido empleada para luchar contra la progresión de la enfermedad de Alzheimer en animales – aunque la investigación en humanos aún no se ha hecho – y para disminuir las convulsiones.

Además, el compuesto tiene efectos reductores de ansiedad, y ésta puede ser la causa por la que ciertos tipos de marihuana parecen más suaves que otros. Despojada de THC, la marihuana que sólo contiene CDB podría ser útil como un medicamento para controlar la ansiedad o como antidepresivo. Y debido a que no produce los efectos típicos del consumo de marihuana (o estos no son muy pronunciados), no acarrearía los riesgos asociados con los medicamentos contra la ansiedad, como Xanax.

Todo esto significa que la nueva planta podría tener un enorme potencial, siempre y cuando su desarrollo no sea obstaculizado porque sus ingredientes no pueden ser patentados (lo que implica menos ganancia para las compañías farmacológicas) o por políticas de lucha contra las drogas, dos grandes condicionamientos.

La expectativa está enfocada en que este tipo de marihuana se ponga a disposición de los investigadores para ser más estudiada, y después a disposición de los países y estados donde es legal, para el libre acceso de quienes la necesitan. Pero la existencia de estos condicionamientos significa que puede pasar mucho tiempo antes de que salga al mercado una versión sintética de CDB, sin embargo, muchas preguntas acerca de su seguridad y eficacia podrían ser contestadas con mayor rapidez.

Hasta ahora, no ha sido posible obtener CDB por fumar marihuana sin la simultánea y probablemente contraproducente exposición al THC. Tal vez la nueva planta pueda cambiar eso (también podría cambiar el rumbo del  debate sobre la marihuana medicinal).

Mientras que el THC seguirá siendo esencial para algunos pacientes tratados con marihuana medicinal – para aumentar el apetito, por ejemplo – la versión no perjudicial de marihuana que contiene sólo CDB podría ayudar a muchos otros, sin inducir a los efectos secundarios, que motivan  interminables controversias.

¿Será posible avanzar en las investigaciones sobre los beneficios de la marihuana, cuando en muchos estados es considerada una droga ilegal? Y aun si los estudios pudieran realizarse, ¿de qué forma recibirán estos países a los productos derivados de la marihuana? ¿Crees que el hecho de que las compañías farmacológicas no puedan sacar provecho económico del CDB, las hará actuar como grupos de presión para impedir su llegada temprana en los estados donde la marihuana es ilegal?


Leer el artículo original en inglés.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.