El duelo prolongado (DP) se explica por la dificultad de elaborar la pérdida de un ser significativo y se caracteriza por un dolor emocional, sensación de falta de sentido y dificultades para participar en nuevas actividades significativas. Los síntomas deben durar por lo menos seis meses y debe haber una preocupación constante por la persona fallecida.

Algunos análisis sugieren que afecta aproximadamente al 10% de las personas que afrontan un duelo.  Sin embargo, esta condición todavía no está reconocida por el DSM-5 y el ICD-11, los manuales psiquiátricos más importantes, pero hay estudios como el de Prigerson y colaboradores que han propuesto una validación psicométrica para estos manuales.

SPONSOR EXCLUSIVO

[quote_left]Produjo una mayor reducción de los síntomas en comparación con la TCC sola[/quote_left]

Las personas que sufren de esta condición generalmente reciben psicoterapia tradicional, en este caso Terapia Cognitivo Conductual (TCC). Pero un nuevo estudio encontró que la combinación de la Terapia de Exposición (generalmente usada para los trastornos de ansiedad) en combinación con la TCC produjo una mayor reducción de los síntomas en comparación con la TCC sola.

(No te pierdas nuestro artículo: Terapia de Exposición 3.0)

El estudio aleatorio publicado en JAMA Psychiatry contó con 80 pacientes que sufrían de DP. Del total de los individuos, 41 recibieron la combinación de TCC/exposición y 39 recibieron la TCC sola. Todos los pacientes recibieron 10 sesiones de dos horas semanales de terapia de grupo donde se trabajaron las técnicas de TCC. Además tenían sesiones individuales donde fueron expuestos a los recuerdos de sus seres queridos. En cambio, los que recibieron únicamente TCC sólo discutían lo que quisieran. Los resultados se midieron a través de los puntajes  de depresión, evaluaciones cognitivas y el funcionamiento general luego de seis meses de seguimiento.

[quote_right]Los pacientes lograron mejoras cuando fueron capaces de exponerse a la angustia[/quote_right]

Los análisis indicaron que la TCC/Exposición se tradujo en mayores reducciones en la depresión, evaluaciones negativas y deterioro funcional del DP en comparación a la TCC sola. Menos pacientes del grupo TCC/Exposición (14.8%) cumplieron con los criterios diagnósticos para el DP luego de la evaluación en comparación con el grupo que solo recibió TCC (37.9%).

La gente podría pensar que exponerse a los recuerdos y las secuelas de la muerte de los seres queridos produciría respuestas aversivas. Pero este estudio demuestra todo lo contrario. Los pacientes lograron mejoras cuando fueron capaces de exponerse a la angustia provocada por los recuerdos de sus seres queridos.

Resulta importante resaltar que la terapia por exposición es una intervención estandarizada pero que se ajusta a las necesidades de cada persona.

Los autores esperan que esta evidencia permite entrenar a los profesionales de la salud en técnicas de exposición que permitan a las personas adaptarse a la pérdida de la mejor manera posible.

Fuente: ScienceDaily
Imagen: Huff Post