Nuevos datos revelan que los ansiolíticos y las pastillas para dormir están relacionados con un incremento del riesgo de muerte. Este descubrimiento fue realizado por la Universidad de Warwick y publicados en la revista BMJ.

El director de la investigación, Profesor Scott Weich, explicó qué significan estos hallazgos:

Sponsor exclusivo:
Certifícate en Primeros Auxilios Psicológicos

“El mensaje principal de esta investigación, es que realmente necesitamos ser más cuidadosos con estos tipos de medicamentos. Esto se basa en un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que sus efectos secundarios son importantes y peligrosos. Tenemos que hacer todo lo posible para minimizar la excesiva dependencia de los ansiolíticos y pastillas para dormir.”

Resaltan la importancia de asegurarnos de que sean usados el menor tiempo posible

(Artículo recomendado: Trastorno de pánico, ¿medicación o psicoterapia?)

Los datos también demostraron que las Benzodiazepinas fueron los fármacos que más prescribieron los médicos, incluyendo diazepam y temazepam. El estudio también examinó los efectos de otros grupos de drogas, llamadas las Z drogas y todos los ansiolíticos e hipnóticos.

Según los investigadores, estos datos resaltan la importancia de asegurarnos de que sean usados el menor tiempo posible, ya que son posiblemente adictivos. Y además, recomiendan que se consideren otras opciones de tratamiento, como la terapia cognitivo conductual, que ha demostrado ayudar a los pacientes con problemas de ansiedad y trastornos del sueño.

La investigación se valió de la información de 34.727 personas, desde que recibieron su primera prescripción de ansiolíticos o pastillas para dormir y fueron seguidas por casi 7 años y medio.

Artículo relacionado:
El TEPT casi duplica el riesgo de infección

Se tomaron en cuenta factores como: edad, consumo de tabaco, alcohol, el uso de otras prescripciones, el estatus socioeconómico, e incluso factores como los trastornos del sueño, trastornos de ansiedad y otros trastornos psiquiátricos en todos los participantes.

Es importante destacar que estos hallazgos se desprenden de un análisis de datos y que deben ser interpretados cuidadosamente. Se deberá seguir investigando para lograr un entendimiento más profundo sobre los efectos secundarios de estos fármacos.

Nota del editor: si estás tomando medicación no la dejes ni la cambies sin consultar antes a tu psiquiatra. Preguntale qué podés esperar de la medicación, los efectos secundarios y las mejores opciones alternativas disponibles para tu caso, pero tené en cuenta que la decisión de medicar o no, se basa en el criterio clínico según la mejor evidencia disponible (idealmente, al menos), y tu caso en particular.

Fuente: ScienceDaily
Imagen: Guian Bolisay (Flickr)