“La suerte de la fea la bonita la desea” es uno de esos refranes populares que la gente usa en el día a día para describir en palabras sencillas hechos verídicos de la personalidad humana. Sin embargo, y para la decepción de muchos, este no sería el caso después de todo, ya que las personas físicamente atractivas podrían tener más a su favor que sólo una apariencia estética.

Un equipo de alumnos de la Universidad de Nevada (Las Vegas), dirigido por el estudiante de doctorado R. Shane Westfall, realizó un estudio publicado en Psychological Reports que explora la influencia de la belleza en las creencias relacionadas con “un mundo más justo” o “un mundo mejor”.

Durante el estudio, los participantes calificaron su propio atractivo y también fueron calificados por sus pares

De acuerdo con los autores del estudio, las personas hermosas tienden a creer que la vida es fundamentalmente justa, que las personas obtienen lo que merecen y que merecen lo que obtienen.

Los resultados indican que las personas atractivas tienen más probabilidades de estar de acuerdo con afirmaciones como: “Siento que las personas obtienen lo que tienen derecho a tener” y “Siento que las personas que se encuentran con la desgracia que han provocado ellos mismos”.

Westfall considera que estos hallazgos son interesantes desde el campo de estudio del estereotipo del atractivo físico, que se refiere a la tendencia humana de atribuir rasgos positivos a personas atractivas y rasgos negativos a aquellos considerados poco atractivos.

Westfall dice que los resultados de esta investigación deberían ayudar a las personas a darse cuenta de que nuestras creencias y valores personales son reflejos de los estímulos a los que hemos estado expuestos, y no representaciones cien por ciento válidas o posiciones bien pensadas. “En el caso de este estudio, nuestra conceptualización de la justicia puede simplemente reflejar nuestro propio privilegio”.

El estudio tiene algunas limitaciones, particularmente con respecto a su muestra de participantes, ya que fueron en su mayoría estadounidenses en edad universitaria. Westfall reconoce que hay trabajo para encontrar diferencias culturales cuando se mira la hipótesis del mundo justo, por lo que tal vez esta relación sería diferente en otras áreas. Además, los participantes tenían una edad en la que la apariencia es a la vez muy importante y destacada.

Recomendado:  Un problema estadístico: tamaño de la muestra y potencia de la prueba

“Un área importante para el trabajo futuro es ver si esta relación cambia a medida que las personas envejecen”.

Fuente: Psypost; Psychological Reports

1 Comentario

  1. El dicho se refiere a que la fea desarrolla mejor sus capacidades para competir con las agraciadas. Es indudable también que todo entra por los ojos.

Comparte tu opinión