Imagen: NIMH

Hasta hace unos días los datos apoyaban la idea de que las personas con ansiedad social tenían muy poca serotonina. Para incrementar sus niveles,  los psiquiatras empezaron a recetar los fármacos conocidos como ISRS o Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina.

entre más se produce, más socialmente ansiosas se ponen

Pero nuevos datos sugieren todo lo contrario. La investigación de la Universidad de Uppsala y publicada en JAMA Psychiatry, encontró que las personas con ansiedad social tienen altos niveles de serotonina y entre más se produce, más socialmente ansiosas se ponen.

La serotonina es un importante neurotransmisor que cumple la función de regular el apetito, temperatura corporal, actividad motora, funciones cognitivas y perceptivas  y el deseo sexual.

El estudio dirigido por Mats Fredrikson y Tomas Furmak, utilizó imágenes TEP (Tomografía por Emisión de Positrones) para medir la trasmisión de los neurotransmisores en 44 personas con ansiedad social. Al comparar los resultados encontraron que los pacientes producían un exceso de serotonina en la amígdala, la parte responsable de hacernos sentir miedo.

Así lo explicó Andreas Frick, uno de los investigadores:

¨No solo las personas con fobia social producen más serotonina que las personas sin el trastorno, sino que también bombean de nuevo más serotonina.¨ y añade ¨Creemos que esto es un intento de compensar el exceso de serotonina activa en la transmisión de las señales.¨

Artículo relacionado:
Araword un procesador de textos para personas con autismo

Investigaciones previas han encontrado que las personas con ansiedad tienen una mayor activación de la amígdala, lo que los haría más sensible a las situaciones de miedo, y los descubrimientos del equipo de la Universidad de Uppsala indican que el exceso de serotonina sería la causa subyacente.

Resultados tan contradictorios nos recuerda que las neurociencias es una disciplina muy nueva, que recién estamos empezando a entender cómo funciona nuestro cerebro y que tenemos que ser cuidadosos con implicaciones.

Artículos relacionados:

Fuente: PsyPost

*Nota del editor: Se corrigió la traducción de la declaración de Frick. Gracias German Dubini por avisarnos.