Imagen: Pexels

Imagina estar en una sala de hospital con mucho dolor, fatiga y sin encontrar alivio. Los días pasan y estás ahí encerrado, recibiendo un fuerte tratamiento químico que acaba con las células cancerígenas pero al mismo tiempo ataca tus células sanas. Te sientes angustiado, fatigado ansioso, adolorido, los medicamentos y palabras de ánimo no logran hacerte sentir mejor y sientes que nada lo hará. Pero estás ahí luchando por tu vida, estás luchando contra el cáncer.

La escena que acabo de describir ni siquiera logra describir lo que tienen que afrontar las personas contra el cáncer. Los médicos muchas veces se sienten incapacitados para ofrecer un poco de alivio a estos pacientes y por eso han empezado a explorar vías complementarias que ayuden a mejorar la vida de los pacientes mientras siguen los tratamientos recomendados.

Las intervenciones musicales tenían un efecto moderado-fuerte a la hora de reducir los síntomas de ansiedad de los pacientes de cáncer

No estoy hablando de la homeopatía y otros tratamientos pseudocientificos. Sino de la música, una de las manifestaciones artísticas más complejas, bellas y poderosas que existe y que es capaz de despertar nuestras emociones y transportarnos a las experiencias más importantes que vivimos.

Gracias a los modernos métodos de investigación neurocientífica, hoy sabemos que no hay otro estimulo humano capaz de activar más partes del cerebro y que a su vez puede regular la hormona del estrés, fortalece la memoria, aprendizaje y recrea recuerdos.

Con todos estos beneficios, los científicos han intentado comprender si las intervenciones musicales son beneficiosas cómo tratamientos complementarios para mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer. Recientemente la Universidad de Drexel, evaluó examinó 52 estudios donde participaron más de 3,731 pacientes diagnosticados con cáncer. Del total de la muestra, 23 estudios fueron categorizados como estudios de musicoterapia y 29 fueron catalogados cómo intervenciones de medicina musical.

La diferencia entre entre esas dos intervenciones reside en que la musicoterapia se concibe como una experiencia musical personalizada, especialmente preparada por un musicoterapeuta especializado. En cambio, la medicina musical, es una lista musical preparada por enfermeros o médicos.

Artículo relacionado:  Todo lo que necesitas saber para entender la Terapia Sistémica

Teniendo claras las diferencias entre los dos tipos de intervenciones, se encontró que la musicoterapia tuvo un mayor impacto a la hora de mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Podrían ayudar a reducir la fatiga de los pacientes

Pero también se encontró que ambas intervenciones musicales tenían un efecto moderado-fuerte a la hora de reducir los síntomas de ansiedad de los pacientes de cáncer, y se halló un efecto pequeño-moderado de las intervenciones musicales para reducir la fatiga de los pacientes. Así como también pequeñas reducciones en el ritmo cardiaco, presión sanguínea y ritmo respiratorio (efecto de relajación).

Los autores del estudio explican que las intervenciones musicales podrían ayudar a reducir el uso de anestésicos y analgésicos, así como también el tiempo de recuperación de los pacientes y de hospitalización. Ellos añaden que todavía faltan más investigaciones que esclarezcan que tipo de listas musicales y de intervenciones musicoterapia o medicina musical es necesaria para cada pacientes.

Las intervenciones musicales son de bajo costo, no tienen efectos secundarios y podrían ser de gran ayuda a los pacientes que deben pasar largas horas y hasta días dentro de los hospitales afrontando el dolor y malestar del cáncer y de los tratamientos invasivos a los que son sometidos.

La medicina no sólo se trata de ofrecer cirugías o medicamentos para atacar la causa de las enfermadas, también se trata de ofrecerle a los pacientes la mejor ayuda para mejorar su calidad de vida y bienestar y las terapias musicales podrían ser uno de los tratamientos complementarios que tanto se necesitan dentro de los hospitales oncológicos.

Puedes leer la investigación completa en Cochran Library.

Fuente: Drexel University