El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos de inicio en la infancia más frecuentes, afectando a un 5% de los niños y adolescentes según el DSM-5. Los procesos de evaluación en el ámbito clínico no siempre miden de manera objetiva los componentes de la atención que se pueden ver interferidos en este trastorno: la atención sostenida, atención selectiva y control atencional.

El objetivo de este estudio fue evaluar un protocolo de detección del TDAH integrador y completo a través de dos casos de 11 y 13 años. El motivo de consulta en ambos casos fue la evaluación de TDAH tras bajos resultados académicos.

SPONSOR EXCLUSIVO

El protocolo está compuesto por medidas objetivas y específicas de la atención, incluyendo las pruebas DIVISA, CSAT y TACI, que evalúan atención selectiva, sostenida y control atencional, y no solo escalas respondidas por padres y maestros. El protocolo también evalúa el rendimiento intelectual y los síntomas emocionales y/o conductuales.

Los resultados de este estudio indican que la misma conducta de desatención tiene consecuencias muy similares pero predisponentes y diagnósticos distintos. Se enfatiza en la necesidad de interpretar estas pruebas de manera global, recalcando la importancia de analizar los aspectos divergentes para realizar un proceso de evaluación y diagnóstico de TDAH acertado.

Artículo relacionado:
(PDF) Calidad de vida y esclerosis múltiple

Descarga el artículo completo en formato PDF.

Autor: Elena Huguet-Cuadrado

Fuente: Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes 

1 COMENTARIO

  1. Para mí sería de gran utilidad saber identificar adecuadamente el TDAH. Gracias por compartir material.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.