Algunos problemas de agresión e impulsividad (incluso autoagresión) podrían estar relacionados a un parásito muy común y no a un trastorno mental.

El parásito en cuestión es el toxoplasma gondii, y se piensa que alrededor del 30% de las personas son portadoras. Dicho parásito suele encontrarse en la materia fecal de los gatos y transmitirse a través de ésta.

El profesor Emil Coccaro, que lideró el estudio, dijo:

“Nuestro trabajo sugiere que la infección latente con el parásito toxoplasma gondii podría cambiar la química cerebral en una forma que incrementa el riesgo de conductas agresivas.
Sin embargo, no sabemos si la relación es causal y no todos los que dan positivo para toxoplasmosis tendrán problemas de agresividad.”

No sabemos si la relación es causal

Las conclusiones derivan de un estudio en el que participaron 358 adultos.

De acuerdo con los resultados, los sujetos con “trastorno explosivo intermitente” eran dos veces más propensos a dar positivo en tests que buscan la presencia del parásito toxoplasma gondii, comparados con un grupo control saludable (22% versus 9%).

De todos los participantes, aquellos que dieron positivo en el test del parásito toxoplasma gondii tuvieron niveles significativamente mayores de agresión e ira.

El Dr. Royce Lee, coautor del estudio, al igual que Coccaro, resalta que la correlación no es causalidad y que las personas no deberían temer tener un gato en casa. El destaca el hecho de que no se conocen todavía los mecanismos involucrados, varias cosas podrían explicar esto, incluso causalidad inversa (por ejemplo, los individuos agresivos tienen más gatos).

Los sujetos con “trastorno explosivo intermitente” eran dos veces más propensos a dar positivo

Coccaro y Royce Lee expresan que será necesario llevar a cabo más estudios, en especial investigaciones experimentales para conocer si el tratamiento farmacológico para una infección latente de toxoplasmosis podría reducir la agresividad.

Otra importante razón para seguir investigando el tema es que este parásito ha sido asociado a conductas autoagresivas como el suicidio en otros estudios ( 1, 2 y 3).

De encontrarse una relación, habría que introducir cambios en relación al diagnóstico diferencial, prevención y tratamiento para personas con Trastorno Explosivo Intermitente, si dieran positivo para toxoplasmosis.

Fuente: PsyBlog
Imagen: Toxoplasma gondii en Shutterstock

1 COMENTARIO

  1. Ayy. si ahora le decimos al mundo y a la sociedad en la que hay tantos feminicidios y violencia de genero y contra la mujer , que la violencia tiene que ver con un parásito, de verdad que nos hundiremos y la violencia de ser una pandemia sera un genocidio de mujeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.