He intentado muchas maneras de mejorar mi organización. He probado con diferentes apps especializadas en organización la lista de actividades diarias, gestionar proyectos y calendarios, pero al final la mayoría de ellas queda llena de tareas que olvido actualizar o completar.

Creo que es hora de reconsiderar el clásico lápiz y papel. Para los que están en una situación similar, pero todavía no les convence tener que escribir a mano, les comparto un artículo publicado en Verne por Jaime Rubio Hancock, que nos explica brevemente los beneficios que han encontrado algunos estudios sobre planificar nuestro día en papel y también nos habla de los beneficios del sistema Bullet Journal, una novedosa herramienta que mucha gente está utilizando para mejorar su organización.

Aquí un fragmento del artículo:

Según un estudio de los psicólogos Pam Mueller y Daniel Oppenheimer, escribir a mano es un proceso más laborioso y no podemos notar todas las palabras. Por tanto, tenemos que procesar y reinterpretar toda la información para resumirla de modo adecuado. Es decir, prestamos más atención al contenido. En cambio, cuando tomamos notas a ordenador tendemos a transcribir de modo casi literal.

Hay quien sugiere que el hecho de poder escribir más rápido y de modo casi automático debería dejarnos más tiempo para pensar, pero los estudios apuntan que no es así. Suena paradójico, pero precisamente al ser un proceso más lento, la escritura a mano refuerza nuestro recuerdo tanto a corto como a largo plazo. Supone lo que estos psicólogos llaman una “dificultad deseable.

Lee el artículo completo en Verne.