Republica / Pixabay

La psicología es la ciencia de la conducta humana. Parece una descripción simple, pero debajo de ella se esconde el intrincada relación entre las variables ambientales y biológicas que afectan nuestra conducta. En conjunto, ellas nos ofrecen aproximaciones explicativas de por qué nos comportamos de «x o y» manera.

El estudio científico de la psicología sólo tiene 136 años, cuando Wilhelm Wundt, en 1879, abrió el primer laboratorio de psicología en la Universidad de Leipzig. Después de Wundt vinieron grandes investigadores como: Eysenk, Cattel, Bruner, Skinner, entre otros. Pero la ciencia no avanza por el trabajo de un solo científico, sino que es parte de la comunidad científica, quien pone a prueba y corrige los resultados.

Es allí donde la psicología, como ciencia, enfrenta serias dificultades. Tenemos diferentes escuelas que dicen ser científicas pero que en realidad no aplican el método con la rigurosidad que requiere, sino que lo moldean a su propio gusto. Esto genera dos problemas principales. Primero, que no se pueden poner a prueba sus hallazgos y se aniquila la posibilidad de refutar. Segundo, que se utilizan argumentos que recurren a la autoridad y no a la evidencia, como por ejemplo: ¨Porque el gran psicólogo…. dijo que x es y…¨. Entonces la psicología vuelve a caer en el dogmatismo y no en la ciencia.

Artículo relacionado:  Acerca del ejercicio ilegal de la psicología

Tal vez estos problemas sean causados por el desconocimiento del método científico, he notado en diferentes foros que muchos no entienden bien de qué se trata y por qué lo necesitamos. En internet hay muchas explicaciones, algunas muy extensas y aburridas. Pero hace unos días Cesar Noragueda escribió para Hipertextual un artículo que nos explica éstas cuestiones de forma clara y breve.

Aquí un fragmento:

Distintos científicos, probablemente menos implicados emocionalmente en el asunto que se investiga y en la propia investigación, repiten los experimentos y analizan y comparan los datos obtenidos. Porque cualquier materia o afirmación que pretenda ser científica debe poder reproducir sus experimentos y, así, dar la posibilidad de ser refutada por alguien ajeno al esfuerzo realizado. De otro modo, resulta imposible demostrar nada: si alguien asegura que ha encontrado un nuevo elemento químico, por ejemplo, debe facilitar que sus colegas comprueben que su composición es del todo distinta a la de los que ya conocemos; si alguien dice que ha hallado una vacuna muy eficaz para cualquier enfermedad infecciosa grave que carecía de ella, tiene la obligación científica de permitir que otros reproduzcan las pruebas clínicas que le han conducido a tan estupenda declaración.

Aquí puedes leer el en Hipertextual.

¿Cual es tu opinión?