Unsplash / Pixabay

Estamos obsesionados con el trabajo en equipo, excesivas reuniones, la pseudoefectiva ¨tormentas de ideas¨, las apps colaborativas y la continua comunicación digital. Casi no tenemos oportunidad de estar solos para contemplar nuestra existencia y crear a partir de la autoreflexión.

Silvia Diez publicó un excelente artículo que recopila los principales descubrimientos científicos que nos explican por qué necesitamos de la soledad y qué podemos hacer para conquistarla.

Las personas somos seres sociales, pero tras pasarnos el día rodeados de gente, de reunión en reunión, atentos a las redes sociales y al móvil, hiperactivos e hiperconectados, la soledad ofrece un espacio de reposo sanador. Una de las conclusiones más sorprendentes es que la soledad resulta básica para la creatividad, la innovación y el buen liderazgo. Un estudio realizado en 1994 por Mihaly Csikszentmihalyi (el gran psicólogo de la felicidad) comprobó que los adolescentes que no soportan la soledad son incapaces de desarrollar el talento creativo.

Susan Cain:

(..)cuando estamos rodeados de gente nos limitamos a seguir las creencias de los demás para no romper con la dinámica de grupo. La soledad, en cambio, significa abrirse al pensamiento propio y original. Denuncia que las sociedades occidentales han privilegiado más a la persona activa que a la contemplativa. Y nos ruega: “Detengan la locura del trabajo constante en equipo. Vayan al desierto para tener sus propias revelaciones”.

Lee el artículo completo.

También puedes ingresar aquí para ver la estupenda conferencia de Susan Cain: ¨El poder de los extrovertidos¨

Artículo relacionado: El camino de la soledad