Steven Keating - Flickr

Steven Keating es un joven de 27 años muy inteligente. Tiene títulos en ingeniería y cine en la Universidad de Queen, tiene dos inventos patentados y, actualmente, es candidato doctoral en el prestigioso MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) en donde está desarrollando nuevas plataformas de impresión 3D y productos biológicos sintéticos especialmente diseñados para mejorar la calidad vida de las personas.

Pero su prometedor futuro se vio amenazado el año pasado cuando fue sometido a una complicada cirugía cerebral para extirparle un cancer del tamaño de una pelota de béisbol, llamado astrocytoma.

Steven Cancer
Steven Keating – Flickr

Como una forma de afrontar esta difícil situación, Keating aprovechó para recolectar la mayor cantidad de datos, almacenó sus muestras de sangre, acopió todas las imágenes que le tomaron por Resonancia Magnética, recogió sus muestras de heces e incluso filmó su cirugía de 10 horas de duración en el hospital Brigham and Women de Boston.

Artículo relacionado:
El narcisismo patológico se relaciona con la reducción del grosor y volumen de la corteza frontal del cerebro

«Yo pedí grabar esta cirugía», explica, «y había un par de enfermeras en la sala que utilizaban sus iPhones y grababan también, por lo que el sonido fue hecho a través de los teléfonos personales”.

¨Los datos pueden sanar¨. ¨Tener acceso a los datos permiten entender qué te está sucediendo, [y] si puedes compartir esos datos, algunos investigadores y otros pacientes podrán usarlos y entender qué les sucede a ellos,¨ explicó Steven.

Después de su operación, Steven se convirtió en defensor del consentimiento informado y de que el paciente pueda expresar sus inquietudes. Él cree que es fundamental el acceso completo, estandarizado y digitalizado de los datos de los pacientes.

Artículo relacionado:
El mito del cerebro reptiliano

Steven adoptó una posición de curiosidad que le permitió entender qué le estaba pasando y afrontarlo. Así lo expresó:

«Si yo no hubiese visto este video no tendría idea de lo que me hicieron y creo que los pacientes tienen derecho a entender lo que la gente le está haciendo, especialmente cuando se trata de algo muy sensible como el cerebro.»

Steven proviene de Calgary, Canadá y se vigoriza con la creatividad y el diseño, y le encanta el jarabe de arce. Actualmente escribe artículos y presenta conferencias a diversos grupos de investigación, ingeniería mecánica y medicina. Sus proyectos de investigación cubren una gama diversa de impresión 3D, construcción a gran escala, estudios sobre la biología sintética, y los métodos de fabricación novedosos para explorar sus propios datos de tumores cerebrales.

Fuente: Vox

Andrés Díaz
Estudiante de psicología y escritor en psyciencia interesado en la psicología y neurociencias