Este artículo analiza desde una perspectiva crítica y reflexiva la asociación entre suicidio y trastorno mental. Se debate el dato de la Organización Mundial de la Salud que dice que el 90% de los suicidios se deben a un trastorno mental.

Se concluye que la asunción acrítica de este dato conlleva:

  1. Una confusión entre un factor de riesgo y una causalidad psiquiátrica
  2. Una idea reduccionista del suicidio y la conducta suicida vistos como un “síntoma”, una evolución “natural” o incluso como un trastorno mental en sí mismo,
  3. Supone una anulación del núcleo íntimo del fenómeno suicida que es la capacidad de decisión-acción de una persona en un contexto.

Estas conclusiones ayudarían a pensar el suicidio más allá del enfoque biomédico y del factor diagnóstico.

Descarga el artículo completo en formato PDF.

Autores: Juan García-Haro, Henar García-Pascual, Marta González González, Sara Barrio-Martínez y Rocío García-Pascual

Fuente: Papeles del Psicólogo