“La hipertensión, también conocida como tensión arterial alta o elevada, es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

La mayoría de las personas con hipertensión no muestra ningún síntoma. Si no se controla, la hipertensión puede provocar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardiaca” (OMS | Hipertensión, 2016).

Una nueva investigación realizada con empleados de oficina o “de cuello blanco” sugiere que las largas horas en el trabajo pueden estar relacionadas con la presión arterial alta, incluido un tipo que puede pasar desapercibido durante una cita médica de rutina (Trudel et al., 2019).

Para llegar a este hallazgo, investigadores evaluaron a más de 3500 empleados profesionales en tres instituciones públicas en Quebec. Estas instituciones generalmente brindan servicios de seguros a la población.

Se estima que entre un 15 y un 30% de las personas tienen un tipo de afección llamada “hipertensión enmascarada,” lo que significa que sus lecturas de presión arterial alta son normales durante las visitas de atención médica pero elevadas cuando se miden en otros lugares.

Este estudio comparó a los trabajadores de oficina que trabajan largas horas con colegas que trabajaban menos de 35 horas a la semana.

El estudio se condujo por cinco años e incluyó tres oleadas de pruebas en los años uno, tres y cinco. Para simular lecturas de presión arterial en la clínica, un asistente capacitado proporcionó a los participantes un monitor portátil para verificar la presión arterial en reposo de cada participante tres veces en una mañana. Durante el resto de la jornada laboral, el participante usó el dispositivo de control de la presión arterial, que tomaba lecturas cada 15 minutos, recogiendo un mínimo de 20 medidas adicionales por un día.

Las lecturas promedio en reposo de 140/90 mmHg o más, y las lecturas de trabajo promedio de 135/85 o más, se consideraron altas.

En total, casi el 19% de los trabajadores había sufrido hipertensión, que incluía a empleados que ya tomaban medicamentos para la presión arterial alta. Más del 13% de los trabajadores tenía hipertensión enmascarada y no recibía tratamiento para la presión arterial alta.

Hallazgos del estudio

• Trabajar 49 horas o más cada semana se relacionó con una probabilidad 70% mayor de tener hipertensión enmascarada y una probabilidad 66% mayor de tener hipertensión sostenida (lecturas elevadas de presión arterial dentro y fuera de un entorno clínico);

• Trabajar entre 41 y 48 horas cada semana se relacionó con una probabilidad 54% mayor de tener hipertensión enmascarada y una probabilidad 42% mayor de tener hipertensión sostenida;

Artículo relacionado:
Lo que los niños con malformaciones faciales saben y su hijo no

• Los resultados tuvieron en cuenta variables como la tensión laboral, la edad, el sexo, el nivel educativo, la ocupación, el tabaquismo, el índice de masa corporal y otros factores de salud.

• El vínculo entre las largas horas de trabajo y la presión arterial alta en el estudio fue casi el mismo para los hombres que para las mujeres.

«Tanto la presión arterial alta enmascarada como la sostenida están relacionadas con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular,» dijo el Dr. Xavier Trudel, profesor asistente en el departamento de medicina social y preventiva de la Universidad Laval en Quebec, Canadá y autor principal del estudio.

“Las asociaciones observadas explicaron la tensión laboral, un factor estresante laboral definido como una combinación de altas demandas laborales y baja autoridad para tomar decisiones. Sin embargo, otros factores estresantes relacionados podrían tener un impacto,” dijo Trudel.

«La investigación futura podría examinar si las responsabilidades familiares, como el número de hijos de un trabajador, las tareas domésticas y el papel de cuidado de niños, podrían interactuar con las circunstancias laborales para explicar la presión arterial alta».

Limitaciones

El estudio «no incluyó a los trabajadores manuales (empleados a quienes se les paga por hora y realizan trabajos manuales en puestos de agricultura, manufactura, construcción, minería, mantenimiento o servicio de hospitalidad), por lo tanto, estos hallazgos pueden no reflejar el impacto en presión arterial del trabajo por turnos o posiciones con mayores demandas físicas, señalaron los autores.

Otras limitaciones incluyen la medición de la presión arterial solo durante las horas diurnas y la omisión de las horas trabajadas fuera del trabajo principal de los participantes.

Fortalezas

Los autores notaron varias fortalezas del estudio, incluidos sus muchos voluntarios y la explicación de múltiples factores que pueden afectar la presión arterial. Además, las pruebas repetidas durante varios años, el uso de monitores portátiles en lugar de depender de los informes de los trabajadores sobre sus lecturas de presión arterial, y el uso de los mismos monitores para todas las mediciones de presión arterial mejoran la confiabilidad de los hallazgos.

«Las personas deben ser conscientes de que las largas horas de trabajo pueden afectar la salud de su corazón, y si están trabajando largas horas, deben preguntar a sus médicos sobre controlar su presión arterial con el tiempo con un monitor portátil,» dijo Trudel.

“La hipertensión enmascarada puede afectar a alguien por un período prolongado y se asocia, a largo plazo, con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Hemos demostrado previamente que durante cinco años, aproximadamente 1 de cada 5 personas con hipertensión enmascarada nunca mostró presión arterial alta en un entorno clínico, lo que podría retrasar el diagnóstico y el tratamiento.»

Referencia bibliográfica:

OMS | Hipertensión. (2016). Recuperado de http://www.who.int/topics/hypertension/es/

Trudel, X., Brisson, C., Gilbert-Ouimet, M., Vézina, M., Talbot, D., & Milot, A. (2019). Long Working Hours and the Prevalence of Masked and Sustained Hypertension. Hypertension, HYPERTENSIONAHA11912926. https://doi.org/10.1161/HYPERTENSIONAHA.119.12926

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.