Cuatro años atrás, Thomas Dixon se encontraba corriendo cerca de la casa de sus padres cuando un auto lo embistió. El incidente fue tan grave que los médicos no creían que Dixon sobreviviría, pero lo hizo. Sin embargo, le dejó una secuela que le cambió la vida: su memoria episódica se vio comprometida como consecuencia del trauma cerebral sufrido.

La memoria episódica es la que se encarga de guardar episodios particulares, información autobiográfica como qué comiste, a dónde fuiste o que tipo de café tomaste y si te gustó o no. Dixon sabe de lo que esta hablando en este momento o lo que está pasando ahora, el problema es cuando debe recordar qué hizo ayer o antes de ayer.

No hace falta explicar porqué no recordar los detalles de lo que hiciste ayer podría hacerte la vida un poco difícil, pero este inteligente hombre (literalmente, es miembro del Mensa) encontró una solución a su problema: tuitear todo lo que probablemente no vaya a recordar mañana. Sí, todo. Hasta detalles sobre su vida sexual (aunque por pudor, lo hace en coreano).

Tuitear todo lo que probablemente no vaya a recordar mañana

Dixon está agradecido a los avances de la tecnología porque, como él mismo comenta, algunas décadas atrás, en vez de depender de su celular debería usar libretas o carpetas para anotar lo que necesitara recordar. Además, este nuevo estilo de vida que tuvo que adoptar le permite hacer cosas interesantes como descargar su archivo personal de Twitter, pasarlo a Excel, analizarlo y ver cosas como que ha mencionado ir al gimnasio 234 veces o ha hablado sobre el café 240 veces, cualquiera creería que son datos superficiales pero Dixon puede encontrar patrones en esto, el dice:

Artículo recomendado:  No se encuentra vínculo entre el déficit de atención y la exposición prenatal a la contaminación

“A veces si tengo como una hora, digo ‘¿Cómo ha sido la última semana?’ Le echo un vistazo a la semana pasada y digo: ‘Oh, okay. Realmente quiero hacer esto’. Y lo uso para influenciar ciertas decisiones.”

Además de Twitter, el utiliza un calendario y su cuenta de Gmail para dejar recordatorios. Esta experiencia ha hecho que Dixon mire las cosas con ojo empresarial y esta empezando a pensar en una aplicación que condense todo lo que una persona con problemas de memoria necesita.

Thomas Dixon está pensando en tal vez dedicar su vida a ayudar a personas con problemas de memoria, no solo con la aplicación sino también ofreciendo servicios como consultor para otros que puedan beneficiarse de sus estrategias.

Artículo recomendado:  Uso problemático de alcohol se relaciona con hipocampo reducido

Fuente: Fast Company
Imagen: Multinacional