A causa del estrés, las demandas académicas, la presión social y el cambio hormonal, los adolescentes suelen presentar mayor riesgo de sufrir algún problema o sintomatología relacionada con trastornos mentales.

Cuando un adolescente es diagnósticado con alguna condición mental la ruta habitual de tratamiento es la psicoterapia y la medicación. Esta es la recomendación de las principales guías de tratamiento y aunque han demostrado ser eficaces, lo cierto es que también pueden generar dificultades como el aislamiento social causado por el estigma que reciben de sus compañeros o la internalización del problema donde los adolescentes interpretan los síntomas de su condición como responsabilidad o culpa propia.

¿Qué medidas preventivas se podrían implementar para reducir este riesgo que afrontan los niños y adolescentes?

Para ampliar las opciones de tratamiento y métodos preventivos el investigador canadiense Mark R. Beauchamp y su equipo publicaron una recomendación JAMA Psychiatry  en la que propone implementar un programa de actividad física en las escuelas y que podría mejorar los logros académicos y prevenir los problemas de salud mental.

Un plan integrado de actividad física durante el día de clases promueve el uso del movimiento físico como una habilidad de autorregulación académica y social

Pero los adolescentes ya tienen clases de educación física o gimnasia. ¿Qué hay de nuevo con esto? La propuesta de Beauchamp va mucho más allá de una simple clase de gimnasia y lo que demuestra es que un plan integrado de actividad física durante el día de clases promueve el uso del movimiento físico como una habilidad de autorregulación académica y social.

Para implementar un buen programa de actividad física Beauchamp y su equipo sugieren:

  • Pequeños recreos: en las clases que proveen tiempo para concentrarse e incrementar la auto-regulación.
  • La Milla Diaria: es una propuesta que inició en Escocia en el año 2012 y que ha sido adoptada por más de 3000 escuelas en donde se motiva a los niños para que caminen, corran o troten 1 milla diaria dentro de las instalaciones, gimnasia o canchas de futbol de la escuela. Esta iniciativa no requiere ningún elemento adicional y se enfoca en la participación social y el disfrute de la actividad.
  • Reuniones mientras caminan: En vez de pedirle a los adolescentes que se junten en grupos y sentados para hacer trabajos en colaborativos, esta propuesta los insta a realizar las discusiones, debates o planes mientras caminan. Como dato curioso Steve Jobs, fundador de Apple, era conocido por llevar sus reuniones más importantes mientras caminaba.
Artículo relacionado:
Las alucinaciones auditivas serían más amigables en India y África

La evidencia científica sugiere que la actividad física puede ser un poderoso protector contra los problemas de salud mental. Lamentablemente muchas de las políticas de salud y educativas suelen ignorar las recomendaciones que instan la actividad física regular de los estudiantes porque consideran que necesitarán personal extra, entrenamiento o mayores recursos económicos para implementarlos, lo que a su vez incrementa el riesgo de mayores problemas para la salud pública. Sin embargo la propuesta de Beauchamp es un buen ejemplo para buscar estrategias creativas que se ajusten a las necesidades, horarios y estructuras de las escuelas. Implementar un programa diario actividad física no debe ser un lujo o una opción.

Referencia de la investigación original: Beauchamp MR, Puterman E, Lubans DR. Physical Inactivity and Mental Health in Late Adolescence. JAMA Psychiatry. 2018;75(6):543–544. doi:10.1001/jamapsychiatry.2018.0385

Fuente: Mad in America

1 Comentario

  1. Bueno la actividad física, más asociado a la alimentación oportuna, y la lectura reflexión

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.